23.ABR Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Samantha Lewthwaite, la "viuda blanca" vinculada al asalto en Kenia

Esta ciudadana británica es una musulmana conversa y estuvo casada con uno de los suicidas que perpetraron los atentados de Londres en 2005.

Pasaporte de la británica Samantha Lewthwaite. (AFP)
Pasaporte de la británica Samantha Lewthwaite. (AFP)

Kenia sugirió hoy la presencia entre los asaltantes del Westgate Mall de Nairobi de la británica Samantha Lewthwaite, de 29 años, hija de un militar y viuda de uno de los autores de los atentados de Londres del 2005.

La ministra de Relaciones Exteriores keniana Amina Mohamed dijo a la cadena pública estadounidense PBS que una mujer británica formaba parte de los atacantes que mataron a 62 personas, junto a dos o tres estadounidenses.

“Y creo que ha hecho eso otras veces”, expresó Mohamed sin mencionar su nombre y contradiciendo a su colega de Interior, Joseph Ole Lenku, que dijo que los atacantes eran todos hombres aunque algunos se disfrazaron de mujer.

El Gobierno británico se negó a especular sobre la presencia de uno de sus ciudadanos entre los atacantes.

Lewthwaite, una musulmana conversa, estaba casada con Germaine Lindsay, uno de los cuatro suicidas que perpetraron los atentados contra el transporte público de Londres en julio de 2005, matando a 52 personas. Desde entonces es conocida como “la viuda blanca”.

Esta madre de tres hijos que se cree que está en el este de África, es buscada por la Policía keniana por su presunta implicación en planes terroristas, aunque no tiene antecedentes de terrorismo en el Reino Unido.

Hija de un soldado británico, Lewthwaite se dijo horrorizada cuando su marido, nacido en Jamaica, detonó la mochila llena de explosivos que llevaba y mató a 26 personas en un vagón del metro de Londres el 7 de julio de 2005.

En aquel momento estaba embarazada de su segundo hijo.

“Condeno totalmente y estoy horrorizada por las atrocidades ocurridas en Londres”, describiendo a su marido como “un marido bueno y cariñoso, que no dio ninguna señal de ir a cometer este crimen atroz”.

Lewthwaite había conocido a Lindsay en un foro de internet cuando tenía 17 años, dos después de convertirse al islam.

Descrita como alegre, sus amigos de la escuela dijeron que tuvo una adolescencia corriente en Aylesbury, al noroeste de Londres.

“Era una joven británica media y no era muy segura”, explicó Raj Khan, un concejal que conocía a la familia.

Poco se sabe de lo que ocurrió en los años posteriores a los atentados, pero se cree que lleva dos años en el este de África y que las autoridades kenianas la acusan de planear atacar objetivos occidentales.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.