26.FEB Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Advierten riesgos por intervencionismo estatal

Si se concreta plan de Petroperú de comprar refinería La Pampilla, el Gobierno sufriría millonarias pérdidas, dicen analistas. Administración de puertos pasaría a Marina de Guerra.

Gobierno busca que Petroperú participe en más actividades del sector, incluso en el futuro polo petroquímico. (USI)
Gobierno busca que Petroperú participe en más actividades del sector, incluso en el futuro polo petroquímico. (USI)

José Carlos Reyes
jreyes@peru21.com

¿De vuelta a la Gran Transformación? En los últimos meses está creciendo la preocupación, entre analistas y el sector empresarial, debido al mayor interés que viene mostrando la gestión de Ollanta Humala por participar en actividades empresariales en el país.

En las últimas semanas se ha filtrado a la prensa la información de una posible oferta de Petroperú para comprar la refinería La Pampilla a la firma española Repsol.

Adicionalmente, el año pasado, el Gobierno confirmó que la estatal Petroperú sería, obligatoriamente, un socio minoritario en las próximas concesiones de lotes petroleros.

Lo mismo ocurrirá con la Empresa Nacional de Puertos (Enapu) en las futuras concesiones, así lo confirmó el propio Ministerio de Transportes.

Para concretar este último fin, el Ministerio de Defensa emitió en diciembre el Decreto Legislativo N° 1147, el cual trasladó a la Dirección General de Capitanías y Guardacostas de la Marina de Guerra la regulación de los puertos, restándole así facultades a la Autoridad Portuaria Nacional (APN).

VISIÓN NACIONALISTA
Para el economista Pablo Secada, estos hechos sacan a flote la ideología nacionalista y militar del presidente Ollanta Humala, la cual busca que el Estado controle los recursos naturales considerados estratégicos, como hidrocarburos y puertos.

Esto es producto de la formación que ha tenido el mandatario. “Piensa como si estuviéramos en guerra. No creo que haya por ahora un deseo de nacionalizar empresas privadas, pero el mal manejo de las compañías estatales generaría una enorme pérdida de los recursos”, indicó.

COMPRARÍAMOS DEUDAS
En el caso de la compra de la refinería La Pampilla, que incluiría la red de estaciones de servicio de Repsol y la planta envasadora de balones Solgas, fuentes del sector estimaron que la oferta de Petroperú bordearía los US$2 mil millones.

Sin embargo, este monto incluye asumir deudas de la empresa española por US$700 millones. “Quieren entrar al negocio de la refinación cuando ya no es rentable en ninguna parte del mundo. Se están exponiendo a una millonaria pérdida”, advirtió Secada.

En el caso portuario, José Silva, presidente de la Asociación Peruana de Operadores Portuarios(ASPPOR), explicó que con el citado decreto la marina peruana deberá autorizar el desarrollo de nuevos puertos o decidir el cierre de uno ya en funcionamiento.

“Estas son funciones comerciales que no competen a la seguridad nacional. Deberían continuar en la APN. Esto pone en riesgo el plan de modernización de puertos”, dijo.

¿AEROLÍNEA DE BANDERA?
Pero el afán de intervención del Estado también podría trasladarse a la aviación comercial, con el resurgimiento de la ‘aerolínea de bandera’.

El viceministro de Transporte, Alejandro Chang, no descartó este proyecto, el cual figura en el plan de gobierno original de Humala (La Gran Transformación). “Aún no lo estamos viendo, pero podría verse más adelante”, reveló.

DATOS

No confirman venta
Pese a los rumores de los últmos días, hasta la fecha Repsol no ha oficializado la puesta a la venta de su refinería.

Plan estatal
El ministro de Energía, Jorge Merino, ha reconocido que el Estado está interesado en adquirir La Pampilla y los grifos. Esto ayudaría a llevar el gas natural a provincias, justificó.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.