28.FEB Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

The Psychedelic Furs: La banda londinense deslumbró en el C.C. Barranco Arena

Su música desató memorias y cumplió la expectativa de quienes los escuchan ya convertidos en una de las bandas más representativas de la new wave y el postpunk.

The Psychedelic Furs se presentó el lunes en Lima. ( Jeniffer Ruiz)
The Psychedelic Furs se presentó el lunes en Lima. ( Jeniffer Ruiz)
Juan Calderón Baiocchi

Juan Calderón Baiocchi

@CalderonBJuan

A un paso de la nostalgia, el público se agolpaba hacia el escenario del Barranco Arena para ver ingresar a The Psychedelic Furs con Paul Garisto (batería), Mars Williams (saxo), Rich Good (guitarra), y los hermanos Tim (bajo) y Richard Butler (voz), además de Amanda Kramer (teclados).

Las Pieles Psicodélicas arrancaron en 1981, con Dumb Waiters y el sonido que los caracteriza: una contundente base rítmica, un bajo potente, el saxo volátil en sus melodías, las notas envolventes de guitarra y la voz distintiva de Richard.

Seguidamente, las palmas del público y de la banda misma para Williams, quien iniciaba Heartbeat con un despliegue de notas altas de saxo, seguido por la batería, dando entrada a los instrumentos. La letra: “Cuando la ciudad está dormida, escucho un latido”. Lima despertaba ante la banda londinense, de más de 40 años de trayectoria.

El saludo y agradecimiento de Richard cambian el tono para la suavidad y textura de The Ghost in You. “Dentro de ti, el tiempo se mueve y ella no desaparece”. Al principio y al final, la ovación y el coro del establecimiento. La sonrisa cómplice de Kramer, protagonista de la evocadora armonía. Fue la primera de muchas veces en que Richard se aproximó al público en el lado izquierdo del escenario, para saludar.

Antecedida por So Run Down, llegó Heaven. Con las melodías iniciales, Richard giraba sobre su sitio con las manos unidas en el pecho, como en el clásico videoclip de 1984. La base de bajo y batería, la libertad de los punteos de guitarra de Good y la voz intacta, melancólica que se instaló en los 80. Al finalizar, la reverencia del vocalista mirando hacia al público.

La banda dejó de tocar en 1992 y los hermanos Butler formaron Love Spit Love. De aquella agrupación que iniciaron cansados de ser los Furs, tocaron Believe, de sonido más crudo. Fue antecedida de No Tears.

The Psychedelic Furs lanzará disco el próximo año, anuncia bajista Tim Butler [Entrevista]

Sin descansar, la melancólica Highwire Days, preludio para lo que sería el clímax. Al comenzar Love My Way, la explosiva emoción de los asistentes y el disparo de Richard. “Mi amor es una moda con una pistola; en una habitación sin puertas, un beso no es suficiente”. Tras acercarse a la banda izquierda del escenario, recibe la bandera nacional, la muestra en medio del escenario y la coloca al pie de la batería.

Unas luces tenues anunciaban Angels Don’t Cry, una canción suave en la que irrumpe un coro desgarrador. Con sus lentes oscuros, Tim se aproxima al límite del escenario para cantar con el público. La canción se eleva con las incursiones del saxo de Williams.

Tras All that Money Wants, Richard se arrodilla ante Garisto, que durante toda la noche ha generado fuerza en la banda. Fue el turno de House, la única pista que tocaron del Book of Days (1989). Good, con la mirada perdida, ensimismado en la guitarra distorsionada. Vivir en un hogar roto por promesas incumplidas.

MÚSICA DE BANDA SONORA

Estrenada en 1986, Pretty in Pink es considerada una de las películas con las mejores bandas sonoras de la historia. El idilio de una adolescente que viste de rosa se volvió una querida película, sobre todo, gracias a su soundtrack. La cinta se inspira en la canción que tocaban los Furs. La despedida momentánea, el emotivo aplauso del público.

Volvieron con Heartbreak Beat, de gran orquestación, en la que sobresalía el saxo de Williams. La risa de los hermanos Butler, codo a codo: Richard bailaba con las manos en la cintura y Tim elevando el bajo ante el público.

Richard informa que, por un pedido especial, deben tocar una canción y comienzan Like a stranger, emotiva lírica sobre la distancia.

Veronik: “En el Perú la gente que se hace famosa es muy complaciente”

Uno de sus singles más antiguos, India, de su álbum debut, de 1979. Tras un viaje por sus canciones de los 80, el concierto daba sus últimas voces con una canción que presenta el ruidismo de la primera etapa de la banda, el sonido punk. Se despiden por segunda vez, ovacionados.

Las palmas del público hicieron que volvieran de nuevo para tocar President Gas. Incansables, siguieron acumulando un sonido pesado en una canción sobre la sociedad de control y los excesos del poder. Esta vez, el adiós definitivo de una agrupación que no se cansó de experimentar.

La banda dejó aquel sonido que, a pesar de ellos mismos, se convirtió en una de las venas principales de la década de los 80. Su música desató memorias en el público mayor y cumplió la expectativa de quienes los escuchan ya convertidos en una de las bandas más representativas de la new wave y el postpunk.

Meses atrás, Tim dijo a Perú21 que el próximo año lanzarán un nuevo álbum, el primero en 22 años. Solo queda esperar el nuevo camino de esa música que evolucionó siendo considerada un “hermoso caos”, atrapando la melancolía.

Te puede interesar


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.