25.SEP Viernes, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Carlos Calderón Fajardo: El límite último [Opinión]

Nuestro crítico literario José Carlos Yrigoyen reflexiona sobre el aporte del fallecido escritor a las letras peruanas.

Carlos Calderón Fajardo: El límite último, la reflexión de nuestro crítico literario José Carlos Yrigoyen sobre partida del escritor. (USI)
Carlos Calderón Fajardo: El límite último, la reflexión de nuestro crítico literario José Carlos Yrigoyen sobre partida del escritor. (USI)

Carlos Calderón Fajardo es un escritor de culto. Un escritor secreto, lejano de las luces del establishment literario al que siempre rehuyó. Su carrera literaria fue un camino largo, difícil, pleno de obstáculos e ingratitudes que nunca consiguieron alejarlo de su terca vocación.

Carlos Calderón Fajardo alguna vez graficó muy bien esa circunstancia describiendo su incursión en la literatura como “un partido de cincuenta años jugado en un estadio vacío”.

Pero lo cierto es que en los últimos años de su vida comenzó a hacerse de una silenciosa legión de lectores que seguían con admiración los libros que trabajaba con verdadero tesón de artesano y que le publicaban pequeñas editoriales independientes.

Carlos Calderón Fajardo nos legó muchos libros de diversa temática e interés. De todos ellos, destacan claramente dos: La conciencia del límite último (1990) una de las mejores novelas policiales que han aparecido en nuestro país, y donde una de sus principales obsesiones, las relaciones entre realidad y ficción, es tratada con verdadera maestría.

El otro es Playas (2010), muy logrado conjunto de cuentos donde resalta la notable capacidad de esta autor para plasmar sugerentes símbolos y descripciones que se debaten entre lo cierto y lo onírico.

Carlos Calderón Fajardo nos deja en un momento fecundo en el que sus capacidades narrativas se hallaban intactas, con todas las posibilidades de seguir entregándonos obras de valor.

Esperamos que con su lamentable partida comience a reivindicarse a este escritor insustituible. Es de justicia.

Por José Carlos Yrigoyen, crítico de libros


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.