30.MAY Jueves, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Aldo Mariátegui,Ensayos impopulares
De una amiga: “El domingo 8 de junio, 4 p.m., una banda entró a robar en mi casa, y todo es un desastre en esta vaina que exageradamente llamamos un país. 1) Vivo a dos cuadras de una comisaría y a tres de un centro de serenazgo de un distrito pudiente, pero ninguno cuidó nada. 2) Una vecina les alertó, pero se demoraron 20 minutos en llegar desde esa comisaría. 3) La alarma sonó bastante, pero la empresa de seguridad no envió nunca a nadie y no quieren responsabilizarse por nada. ¿Voy a Sucamec o Indecopi a querellarlos? 4) Todo el robo está registrado en una cámara del serenazgo, pero el operador no reportó nada a pesar de que estuvieron 10 minutos tratando de entrar, según el film. 5) Al día siguiente vinieron a recoger huellas, pero trajeron el químico más barato, que es solo para vidrios porque “el que espara madera es más caro y solo lo usamos para casos especiales”. 6) Los testigos que vieron a los maleantes tienen que ir hasta el quinto infierno para ver los albúmes de fotografías. Después, un cansado policía me señaló que son pocos colegas los que investigan en las comisarías porque los investigadores son los peores pagados y no gozan del 24×24. Me comentó que no tienen Internet y que no existe una base de datos común entre comisarías o con la Dirove, como si fueran de países distintos. Cual secreto, me explicó que nuestra ley diferencia un ‘hurto’ de un ‘robo’. Si –como en mi caso– los cacos entran a una casa donde no hay personas presentes, es entonces un ‘hurto’ y como máximo es un año efectivo de cárcel si los ‘chapan’. Así, la Policía no investiga nunca los hurtos a casas porque estos salen al toque. Agregó que seguramente ya saben quiénes fueron, pero que ya deben de haber vendido todo por droga y que mejor vaya a la Cachina a probar suerte. ¡Plop!”.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.