22.FEB Viernes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados
Opinión

Nuestro equipo de surf es campeón mundial ISA. Un deporte que en 4 años será olímpico. En Tokio habrá oro, plata y bronce para los mejores. Ideal para combinar dinero, motivación y aspiración. Gobierno, empresas y gente. Certera apreciación de Luis Brandwayn, colombiano que vive en nuestro país. El fútbol, deporte apasionante y mediático, nunca va a traer medallas de oro. Ni de madera.

Hace años nuestros tablistas destacan. Hombres y mujeres corren olas de fama. Llegan a titulares y primeras planas. Cuentan sus esfuerzos y proezas en reportajes. Sin embargo, los puntitos en el mar, miles de chicos y chicas de todas las condiciones y razas, se han convertido en un dato que no despierta sueños de esfuerzo ni vocación colectivos. Como lo era el ceviche y el lomo saltado, y los cocineros, ahora chefs, de cuyas manos salían.

Con la comida, habilidad y excelencia ya estaban. Así como condiciones que no nos han costado nada: ingredientes, microclimas, mezcla de culturas, mar bendito. ¡Suerte nomás! No hubo creación mesiánica, ni campañas psicosociales forzadas, tipo “el gran salto adelante”. Se alinearon los astros. Mentes precursoras generaron aspiraciones, difundieron, motivaron, provocaron, enriquecieron y produjeron riqueza.

¿Por qué no aprovechamos la coyuntura? Habilidad, circunstancias, recursos naturales, todas las sangres empeñadas en domesticar las olas y triunfar.

¿Por qué no creamos un sentido colectivo, sin exagerar? Esfuerzo concentrado, alegría y una meta que no es inmediata, pero tampoco un nuevo Perú para fechas indefinidas. Oro, plata y bronce para el Perú. Y no va a venir de nuestras minas.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.