05.MAR Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Debe haber tantos tipos de delfines como etnias humanas, desde la orca pigmea hasta el cabeza de melón o el acróbata, la variedad es amplia y seguramente sorprendente por sus distintas y afinadas habilidades. Lo cierto es que son animales sociales que viven en grupos familiares, se sabe que algunos de ellos atienden a sus semejantes enfermos e, incluso, los suben a la superficie para respirar.

Guillermo Giacosa,Opina.21
ggiacosa@peru21.com

Son pioneros en revelarnos que no solo los humanos podemos producir cultura, ellos también expresan una cultura capaz de usar herramientas y darse complejas formas de organización social, entre las que sorprende la utilización de nombres propios. Reconocen, además, su imagen en los espejos e interpretan correctamente gestos humanos como el de señalar sin ningún aprendizaje previo.

En EE.UU. se les utiliza para detectar minas y proteger instalaciones del ejército. Cuentan que el socorrista Rod Howes salió a nadar con su hijita y unos amigos en Nueva Zelanda, cuando un grupo de delfines los rodeó y comenzó a girar en torno a ellos, allí comprendieron que los estaban protegiendo cuando avistaron un gran tiburón blanco que los tenía, al parecer, incluidos en su menú del día.

Este maravilloso mamífero está protegido en el Perú por una ley de 1996. Sin embargo, pescadores de Paita, Mollendo, Ilo y Pucusana matan entre dos y seis delfines cada día pues, además de tener una carne muy apreciada, su grasa y su sangre sirven de carnada para la familia de los tiburones. El Ministerio del Medio Ambiente y el Ministerio de la Producción deben actuar severamente contra los depredadores. Es una de las tantas tareas pendientes que tenemos con el planeta. Ojalá los mezquinos intereses de un grupo no la frustren.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.