04.MAR Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Lejos de dar explicaciones y ofrecer disculpas, el Sr. Guillermo Giacosa demostró –con su conducta– por qué decidimos separarlo del diario que lo acogió por más de 11 años.

Juan José Garrido,La opinión del director
director@peru21.com

Desde que asumiéramos el reto de dirigir este diario les ofrecimos a ustedes, nuestros lectores, nuestra máxima diligencia y honradez profesional. Sin embargo, nos vemos obligados, por el respeto que se merecen, a explicar nuestro proceder.

El día martes, al recibir el texto que reproduciríamos en la columna del día miércoles, nos percatamos del actuar del Sr. Giacosa. El texto, al pasarse por un software especializado, reprodujo un nivel de plagio de 63%. Los diseñadores del sistema consideran que es plagio a partir de 5%. Al revisar columnas anteriores encontramos 7 plagiadas en menos de un mes, todas ellas con niveles por encima del 30%.

Pasamos a convocar al Sr. Giacosa a una reunión en nuestras oficinas y a redactar el comunicado en el que ofrecemos disculpas a nuestros lectores por el daño efectuado. Evidentemente no podíamos publicar el artículo en cuestión. Al día siguiente, el Sr. Giacosa fue recibido en nuestras oficinas por una integrante de nuestro Consejo Consultivo, por nuestro jefe de Informaciones y por nuestro asesor legal. El Sr. Giacosa fue informado de que me encontraba camino a Paracas por la cita de CADE; no obstante, se le brindó una explicación; él optó por hacer caso omiso y negarlo todo.

Para el Sr. Giacosa este es un “problema de entrecomillados”; para nosotros es justamente al revés, es un “problema de no entrecomillados”. Sostiene, audazmente, que no es un delito citar fuentes. Por supuesto que no. El delito es, justamente, no citarlas. Dice que nunca ha dejado de citar sus fuentes; lean, por favor, el artículo “FAO: Reducción de desperdicios”. Hábilmente, el Sr. Giacosa dice que la fuente es la FAO; eso es mentira: él remeda un artículo sobre el despilfarro de alimentos publicado por el Sr. Manuel Guerrero en rebelión.org donde el Sr. Guerrero cita a la FAO. Son las ideas del Sr. Guerrero apropiadas por el Sr. Giacosa. Así de simple, así de sencillo.

Ahora, al ser retirado del diario, el Sr. Giacosa dice que todo esto es un complot. No es así. Nosotros nos debemos, ante todo, a nuestros lectores. Y tanto nos debemos a ustedes que pusimos los intereses periodísticos por encima de los intereses empresariales que puedan existir. ¿Era el mejor día para retirar al Sr. Giacosa? Creemos que esa es la pregunta equivocada; la pregunta correcta es: ¿Era preferible callar por intereses empresariales o decir la verdad y atenernos a las consecuencias? Eso hicimos: pusimos la verdad y la confianza depositada por ustedes por encima de cualquier cálculo empresarial. ¿Jugó eso a nuestro favor? Probablemente no; empero, eso no es lo que está en discusión. Creemos que hicimos lo correcto como medio de información, y a ello nos sujetaremos.

Finalmente, el Sr. Giacosa cree que con insultos podrá empañar la verdad. Nosotros creemos que, por el contrario, esa actitud subraya más su inmoral proceder.

A nuestros lectores, una vez más, vayan nuestras disculpas y les ofrecemos nuestra firme voluntad de seguir actuando apegados a nuestros Principios Rectores y a lo que dicte nuestra integridad. Prometimos eso, y eso es lo que estamos practicando.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.