14.JUL Domingo, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Esta columna pretende subrayar el poder de unión que tienen las familias. Hay parejas que, envueltas en nuevos romances, rompen una familia formada hace años.

Fernando Maestre,Opina.21
fmaestre@peru21.com

Esta columna pretende subrayar el poder de unión que tienen las familias. Hay parejas que, envueltas en nuevos romances, rompen una familia formada hace años. En estos casos se habrán encontrado dos tendencias que compiten por la supervivencia. La primera es la sexual, y la otra es la conservación de la unidad familiar aunque lo sexual haya decaído. La mayoría de veces es la familia la que se salva. Nos preguntamos qué lleva a una persona a romper un largo romance extrafamiliar con una atractiva amante. La fuerza que tiene la unión familiar es pocas veces entendida; más aún, hay quienes piensan que más puede la sexualidad nueva, fuera del hogar, que una familia sin grandes emociones. Lo cierto es que hay elementos de intensa atracción dentro del hogar que son los determinantes: hijos, nietos, la historia que ambos vivieron y el modo como empezó el hogar, la compañía mutua, los recuerdos que se depositan en cada rincón de la casa y, sobre todo, la culpa de dejar todo eso. Por ello, más son las personas que retornan a casa que las que se van.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.