16.JUL Lunes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Diethell Columbus: Sin novedades en el frente… [OPINIÓN]

“Pedro Pablo Kuczynski siente un profundo desprecio por la política y por los políticos”.

El primer año de este gobierno fue puramente tecnocrático y ya sabemos cómo terminó. Ni el presidente Kuczynski ni su “dream team” ministerial supieron afrontar las vicisitudes que acarrea el ejercicio del poder y tampoco pudieron demostrar que eran ese “equipo de lujo” del que tanto se comentó durante la campaña electoral.

Su primer año de gestión se caracterizó por las constantes crisis políticas (la mayoría autogeneradas), estancamiento económico, pugnas innecesarias con la oposición, entre otras complejidades que mermaron la imagen presidencial y que pudieron evitarse si el gobierno tuviese operadores políticos.

Con los recientes “cambios” ministeriales y el gris mensaje a la Nación, queda más que claro que Kuczynski siente un profundo desprecio por la política y por los políticos y, además, nos advierte que en el segundo año de gestión repetirá la misma fórmula del año anterior.

Si el actual inquilino de la casa de Pizarro quiere seguir gobernando el país con su grupo de “friends and family”, es su decisión; empero, sería bueno que dejen de lado su visión empresarial de gestionar el Estado y, quizá así, ya no vuelvan a confundir el Escudo Nacional con el logotipo corporativo de alguna de las empresas que han dirigido, pues resulta inaceptable que a efectos de lanzar una nueva web gubernamental se haya alterado el diseño original de nuestro símbolo patrio, pese a que existen normas que regulan este asunto. Lo bueno es que rectificaron y ojalá no se repita.

Finalmente, sería recomendable que los tecnócratas que rodean al presidente Kuczynski justifiquen su presencia y remuneración y, por lo menos, revisen los documentos que suscribirá el jefe de Estado, toda vez que el proyecto sobre la reforma del CNM que se acaba de presentar al Congreso de la República tiene contradicciones en su articulado. Ciertamente son errores subsanables; empero, evidencia el trabajo poco prolijo del entorno presidencial.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.