15.JUN Sábado, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Un joven, totalmente desorientado con respecto de su vida universitaria —ha virado 180° luego de dos ciclos, el último de ellos desastroso—, llega varios minutos tarde a la sesión.

Roberto Lerner,Espacio de crianza
http://blogs.educared.org/espaciodecrianza/

Un joven, totalmente desorientado con respecto de su vida universitaria —ha virado 180° luego de dos ciclos, el último de ellos desastroso—, llega varios minutos tarde a la sesión. Sudoroso, con mirada culposa, deposita en el suelo skate y mochila.

El fracaso académico y otras transgresiones con respecto de las reglas del hogar han hecho caer sobre él la prohibición de usar el carro que le compraron cuando ingresó a la universidad. “Me encanta el skate”, dice, “pero nada como tu propio fierro: más libertad”, afirma enfático.

Volvemos a los estudios. Decididamente no sabe qué carrera escoger y está harto de su incertidumbre. “No sé qué hacer con mi vida, es la verdad”. “¿Y lo que vas a comenzar este ciclo?”, pregunto. Me mira y confiesa: “Es para ganar tiempo”.

Me dice que no le gusta estudiar, pero que le fascina enterarse, leer noticias sobre lo que pasa en el mundo, política, novedades tecnológicas. “Lo que pasa es que me gustan demasiadas cosas y soy muy curioso, pero, cuando es obligación, no la hago”, termina.

Le hago notar que existen dos maneras de circular por la realidad, de libertad, de adquirir instrumentos que las personas necesitamos. “El skate permite meterte en muchos sitios, no hay semáforos. Mientras cumplas ciertas normas de seguridad, puedes hacer a tu ritmo y según tus deseos. El automóvil llega más lejos, pero hay que ceñirse a plazos, sacar brevete, seguir rutas preestablecidas”, le digo.

Uno puede preferir un medio al otro. Hay quehaceres dominados por el skate y otros por el carro. Escoger un oficio debe tomar en cuenta nuestras preferencias, pero, independientemente de eso, lo más probable es que debamos combinar los dos para avanzar en la vida con libertad.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.