22.MAY Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

El 1º de enero de 1984, Alfonso Barrantes, un abogado cajamarquino dedicado a la defensa legal de las causas sindicales, que había sido presidente de la Federación Universitaria de San Marcos (FUSM) y transitado del Apra hacia la izquierda militante, juramentó como alcalde de Lima.

El 1º de enero de 1984, Alfonso Barrantes, un abogado cajamarquino dedicado a la defensa legal de las causas sindicales, que había sido presidente de la Federación Universitaria de San Marcos (FUSM) y transitado del Apra hacia la izquierda militante, juramentó como alcalde de Lima. Hizo posible el nacimiento de la Izquierda Unida en setiembre de 1980, e impulsó la tesis de “un militante, un voto”. Orador querido por las multitudes, supo traducir el lenguaje conflictivo de la izquierda en frases comunes, otorgándole a su mensaje un sentido nacional y popular. El “tío frejolito” era reconocido y saludado en las calles. Cuando ingresaba a un restaurante no pocos parroquianos se levantaban a saludarlo. Era el alcalde del pueblo, pero no hacía discriminaciones, también era respetado por empresarios y hasta banqueros, pero jamás cambió su posición política ni abandonó la conducción de Izquierda Unida.

Ganó con el 36%; Alfredo Barrenechea del APRA obtuvo el 27%, Ricardo Amiel del PPC el 21% y Alfonso Grados de AP el 11%. El debate en la TV fue clave. Con respeto pero con ejemplos de la vida real y mucha ironía, fue el triunfador indiscutible. Encabezó una multitudinaria marcha hacia el Congreso de la República para exigir la ley a favor del vaso de leche para los niños pobres, planificó grandes asentamientos poblacionales para los “sin casa” (Huaycán, Laderas de Chillón, etc.) e inició la construcción de los corredores viales para integrar “los conos” a la metrópoli.

En el primer año, inauguraba las obras junto con el arquitecto Eduardo Orrego, su antecesor. Se inició el estudio para el mercado de Santa Anita. Manejaba un destartalado VW hasta cuando asistía a invitaciones importantes. Designó a Luis Castañeda, concejal de Acción Popular, como jefe del EMAPE y a Manuel Cáceda, concejal del PPC, como presidente de la comisión de Transportes.
Al fin de su mandato, una moción multipartidaria saludó el espíritu democrático que animó su gestión.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

ver más
Más sobre Opina.21