20.FEB Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Andrés Pastrana: "Yo nunca negocié, Juan Manuel Santos sí lo hizo"

“Las FARC se metieron a la democracia y perdieron. Su primera derrota fue la del sí. Pero si van a entrar a la democracia, las reglas de juego son las mismas para todos. Si logran 60 curules, bienvenidos, pero no se regala curules”, sostiene.

(Luis Centurión)
(Luis Centurión)
Ricardo Monzón Kcomt

Ricardo Monzón Kcomt

@rmk_04

El mundo sigue expectante por los resultados del diálogo entre el Gobierno colombiano y las FARC. Uno de los actores políticos que sigue de cerca este proceso es el ex presidente Andrés Pastrana, con quien conversamos a su paso por Lima.

¿Por qué motivos ganó el No en el plebiscito?
Yo creo que el país no votó en contra de la paz; votó en contra de un mal acuerdo entre el Gobierno y las FARC. Con el No, el 99% de los colombianos estábamos respaldando al presidente. Si hubiese ganado el Sí estaríamos divididos. Al ganar el No lo que le estamos diciendo al presidente es que queremos trabajar para sacar un buen acuerdo.

¿Bajo su percepción Colombia no está dividida?
No es que el país no esté dividido, sino que depende del presidente si lo une o no. El presidente tiene dos caminos: el 99% que le decimos cómo podemos ayudar, o irse solo a dialogar con las FARC y no reconocer el resultado del plebiscito. Hoy el acuerdo no existe porque solo entraba en vigencia si ganaba el Sí. Pero hay que construir sobre lo construido. Hay que ver en qué estamos de acuerdo, luego qué podemos corregir y finalmente definir las líneas rojas.

¿Por líneas rojas se refiere a lo que no se puede contemplar en el acuerdo?
Yo defino como línea roja la Constitución y la ley.

¿Qué está fuera de esa línea?
La justicia transicional que planteaban ellos. Yo le preguntaba a Mario Vargas Llosa si él hubiera firmado el acuerdo de Santos con las FARC pero con Sendero Luminoso (SL). ¿Qué proponía el acuerdo? Que se iba a crear un tribunal especial, que la mitad de magistrados los nombra SL, la otra mitad el Gobierno, para juzgar a todos los que habían combatido el terrorismo. Imagínese usted. ¿Quién puede firmar eso? Segundo, no existía la cosa juzgada y no había un tribunal superior al cual apelar.

¿Se violaban las normas?
La Constitución. Y no solo eso, ellos decían que ese acuerdo en el momento en que el pueblo colombiano lo apoyaba, pasaba a ser parte de la Constitución Política. Entonces, imagínese usted, 5,800 guerrilleros haciendo una reforma constitucional de 50 millones de habitantes.

¿El acuerdo de paz era demasiado concesivo con las FARC?
Por eso votamos que no. Yo inclusive hablaba de golpe de Estado, porque se dijo que la justicia no sirve en Colombia y que hay que importar jueces de afuera. Lo que yo siempre he dicho es que si el presidente de Colombia comete un delito lo juzga la Corte Suprema. ¿La Corte Suprema es buena para juzgar a un presidente pero mala para juzgar a un guerrillero? Segundo, se dio un golpe de Estado al Congreso. El presidente pidió facultades en una ley habilitante y a través de ella presentaba al Congreso leyes que solo podían aprobarse o no, no se podían modificar.

¿Lindaba con lo dictatorial?
Era una ley habilitante que no la pidió ni Hugo Chávez.

Usted también trató de lograr un acuerdo con las FARC durante su gobierno. ¿En qué se diferencia ese proceso con el que realizó Santos?
Yo se lo resumiría así: si yo le hubiera entregado una cuarta parte de lo que Santos le entregó a las FARC posiblemente hubiéramos avanzado muchísimo más. Y claramente nosotros nunca negociamos, porque fueron tantas las exigencias que yo dije ‘hasta aquí llego’. Esa es la clara diferencia. Que yo nunca llegué a negociar y Santos sí lo hizo. Dio tantas concesiones que por eso nos fuimos del lado del No, diciéndole al presidente que queremos la paz, una buena paz.

Aun así, el presidente Santos recibió el Nobel de la Paz. ¿Fue un galardón justo?
A todos nos sorprendió.

El Gobierno colombiano acaba de designar a Juan Restrepo como negociador con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). ¿Qué opina?
Al inicio de mi gobierno llegamos a negociar con el ELN. Esto es importante. Si hay un gran acuerdo nacional hoy en torno a la paz, el ELN debe estar incluido.

¿De lograrse la paz con las FARC y el ELN, no habrá más violencia?
Paz con narcotráfico es imposible. Y si nosotros no erradicamos el narcotráfico en Colombia vamos a seguir teniendo un actor muy importante. Por eso en el acuerdo de paz nosotros fuimos muy críticos con que a las FARC, siendo el mayor cartel de droga del mundo, nunca se le exigió ni verdad ni justicia en la reparación, que eran las tres bases del acuerdo. Las FARC nunca nos dijeron quiénes son sus socios, dónde están sus laboratorios y los recursos para reparar a las víctimas.

¿Las FARC deben o no participar en política?
Que quienes han cometido crímenes de lesa humanidad participen en política no lo acepta el mundo ni lo aceptamos los colombianos. Pero seguro hay gente joven de las FARC que quiere participar. Hoy ellos son un grupo político, no uno guerrillero. Las FARC se metieron a la democracia y perdieron. Su primera derrota fue la del Sí. Pero si van a entrar a la democracia, las reglas de juego son las mismas para todos. Si logran 60 curules, bienvenidos, pero no se regala curules. ¿O usted entendería que a SL se le permita hacer política y se les regale un canal de televisión, 31 emisoras de radio, y se les dé más dinero que a los partidos tradicionales?

Autoficha

  • “Fui presidente de Colombia de 1988 al 2002. Soy miembro del Consejo Consultivo Internacional de la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL) en Perú. Por ello, ayer participé en el Coloquio Internacional “Educación y Desarrollo hacia el 2021” que organiza la misma casa superior.
  • “Estamos de acuerdo con el cese al fuego de hostilidades. Está bien hecho, bien desarrollado, y le hemos dicho al Gobierno que vamos a pedirle a las Naciones Unidas que siga apoyando a Colombia en este tema para poder avanzar”.
  • “El presidente Santos siempre dijo que si ganaba el No era la guerra y si ganaba el Sí era la paz. No era así. Los que le llamaron la atención al presidente fueron las mismas FARC, cuando dijeron que si ganaba el No, ellos no iban a volver al monte y que estaban dispuestos a hablar”.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.