22.FEB Jueves, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Aldo Miyashiro: “No hago daño en la televisión”

El conductor de Enemigos públicos asegura que se impone límites y se autorregula para no cometer excesos con los artistas.

Aldo Miyashiro habló con Perú21. (Luis Gonzales)
Aldo Miyashiro habló con Perú21. (Luis Gonzales)

Liz Saldaña (lsaldana@peru21.pe)
El conductor de Enemigos públicos, Aldo Miyashiro, analiza su carrera en la televisión y se muestra tranquilo de no haber dañado la imagen a ningún personaje del espectáculo.

¿Sientes que has crecido como conductor en el programa Enemigos públicos ?
Sí, seguro. La televisión es un proceso… Cuando Beto Ortiz se fue por segunda vez, decían que yo duraba cuatro o siete días, y en Panamericana ya tengo cuatro años. A las 11 de la noche nadie hacía ese tipo de programa, y ahora hay tres programas del mismo corte.

¿Tienes ofertas de otros canales de televisión?
He recibido una propuesta por año, pero decidí quedarme. Mi contrato cierra el 31 de diciembre. Creo que es hora de hacer ajustes y cosas nuevas.

¿A qué cambios te refieres?
El próximo año puede ser un año de cambios radicales en el programa o puede ser que no haga televisión. Ya son seis años que no puedo hacer vida social, es fuerte. Hay un cansancio natural, pero en eso se basa la creatividad para replantear las cosas y motivarte.

Tu programa empezó muy ‘chonguero’ y ahora es más serio. ¿Por qué?
Más que un crecimiento televisivo se debe a que uno va madurando. Antes tomaba un trago para iniciar el programa, y ahora, si lo hago, me duermo. Antes llegaba al programa con adrenalina y era divertido, pero tenía cierto desorden. Ahora tenemos cortes comerciales envidiables y se debe a que nos ordenamos más.

¿Crees que ahora el conductor de La noche es mía, Carlos Galdós, es más alocado que tú?
Compito con 11 programas de diferente perfil, pero con Carlos hemos tenido un trato muy cordial. Incluso, sin ser amigos, nos hemos escrito sobre nuestros programas. Y hemos dicho: “Creo que ahí se te fue la mano”.

¿Tú le dijiste eso?
Un día hablamos, y él también me dijo cosas de mi programa.

¿Sientes que la televisión te ha dado mucho?
Sí. Me ha dado todo lo que tengo. Siempre estaré agradecido y por eso trato de imponerme límites y autorregularme. Lo único que pido a mi equipo es: ‘por favor no hagamos daño’. Pueden ser ‘cachosos’, pero ¿para qué decir ‘actorcete’ o ‘modelucha’? No hay nadie que me diga: “Tú me has humillado o me has faltado el respeto”. El patrimonio que me llevaré de la televisión es mi tranquilidad.

¿En qué proceso va tú opera prima, Atacada ?
Estamos en el proceso de edición e iremos a Argentina para la edición de sonido. He tenido la suerte de dirigir a mi actriz favorita, Érika Villalobos (su esposa), y tengo la suerte de que duerma conmigo. Hubo mucha tensión porque estábamos todo el día juntos.

¿Cómo fue grabar la escena de la violación sexual con Érika y el actor Jason Day?
Fue durísimo. Cuando grité “¡corte!” en la escena de la violación, vi que Érika explotó en llanto como si fuera una mujer violada y paramos la grabación. Jason estaba muy afectado.

¿Cuánto esperas de taquilla?
No me hago ilusiones. Empeñé mi vida en esta película, estoy endeudado, y ojalá pueda recuperar algo.

¿Qué proyectos tienes para el 2015?
Quiero hacer mi segunda película. Es un drama contado por muchos actores… Y estoy muy ilusionado de tener un hijo más con Érika y luego su respectiva vasectomía.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.