01.MAR Viernes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

House of Cards: La sed por el poder continúa en la cuarta temporada

Los nuevos 13 episodios de la historia de Frank y Claire Underwood ya están disponibles en Netflix. Te comentamos sobre ellos. Y sí, hay spoilers.

Frank y Claire Underwood se presentan nuevamente como aliados para mantenerse en el poder (Netflix).
Frank y Claire Underwood se presentan nuevamente como aliados para mantenerse en el poder (Netflix).
Carlos Viguria

Carlos Viguria

@cviguria

Hace unos días, Netflix, el servicio de entretenimiento por internet, publicó la cuarta temporada de House of Cards, una serie sobre política que muestra que el poder, la codicia, la manipulación y el asesinato puede quedar impune en las altas esferas del gobierno de los Estados Unidos.

La serie fue ideada por David Fincher (Fight Club, Se7en, The Social Network) y el guionista Eric Roth (Forrest Gump, The curious case of Benjamin Button, Munich) y está basada en el libro de Michael Dobbs y en la serie británica producida por la BBC, que fue protagonizada por Ian Richardson. En la versión norteamericana, el personaje principal es Frank Underwood y es interpretado magistralmente por el ganador del Oscar y el Globo de Oro, Kevin Spacey (The Usual Suspects, American Beauty, Se7en).

Tanto Spacey como Fincher han destacado las posibilidades que otorga las producciones por streaming para una serie como House of Cards, ello les permite contar con la libertad creativa que ambos sienten que ya no se puede tener en películas. Teniendo ello en cuenta, esta nueva temporada no defrauda, y destaca por abordar temas coyunturales: la campaña presidencial en los EE.UU., la tensión con Rusia y el terrorismo.

SPOILER ALERT

Yo te amo, yo tampoco

La nueva temporada tiene como línea de historia principal la relación entre Frank Underwood y la primera dama, Claire (una gran actuación de la siempre bella Robin Wright), cuyo matrimonio corre peligro luego de que ella decide dejarlo. Es así, que en los primeros episodios podemos conocer un poco más sobre ella a través de su madre, Elizabeth Hale, interpretada brillantemente por la sobresaliente actriz Ellen Burstyn. Así como también como sus nuevas aspiraciones políticas: la vicepresidencia.

Nuevamente, se aprecia la sed de poder de los Underwood en el gobierno de EE.UU. Sin embargo, esta vez, los que antes eran aliados y confidentes, ahora son rivales, atacándose uno contra el otro para alcanzar sus objetivos: cada quien despotricando desde donde mejor puede, uno como un zorro político y con el poder de la presidencia de los EE.UU. como respaldo y la otra atacando principalmente la nominación de Frank Underwood como candidato del partido demócrata revelando secretos que podrían poner en peligro esta aspiración.

En esta temporada ambos son mostrados como personajes más oscuros, que respetan sus respectivas habilidades pero que no se detendrán para obtener sus objetivos, incluso si esto significa dañarse.

Durante esta lucha de poderes, se suma un sublime cuarto episodio, en mi opinión, el mejor de esta temporada. En este, vemos un inesperado ataque contra la vida del presidente a manos de Lucas Goodwin (Sebastian Arcelus), uno de los pocos periodistas que busca demostrar que el jefe de estado es responsable de la muerte de su amante, Zoe Barnes, y del miembro de la Casa de los Representantes, Peter Russo.

En los siguientes episodios, será Claire la que ejerza el poder bajo las sombras y fortalezca más aún su aspiración política. Mientras tanto, Frank luchará por su vida y divagará por diversos pasajes de su inconsciente enfrentándose a sus tormentos.

El problema marital de los Underwood recorre diversos temas que ocurren actualmente en EE.UU., como las elecciones presidenciales. En esta temporada se presenta primero la carrera por la nominación del partido demócrata, en donde Frank se encuentra por debajo de la favorita, una idealista y correcta Heather Dunbar (Elizabeth Marvel). Se muestra en esta parte de la historia, un siempre calculado juego sucio entre los que compiten por ser el elegido de los demócratas a través de la polémica, negociación y acuerdos bajo la mesa (sobre todo).

Además, la campaña presidencial nos presenta al nuevo rival de los Underwood: Will Conway (Joel Kinnaman), el nominado de los republicanos y gobernador de Nueva York. Su esposa, Hannah (Dominique McElligott), y él son mostrados como una suerte de anti-Underwoods: enamorados y en un matrimonio feliz. Una foto perfecta que despierta las simpatías en el país.

Conway es mostrado además como un político fresco, afín a las redes sociales (que le sirve perfectamente para conectarse con sus simpatizantes más jóvenes) pero igual (¿o más?) calculador que Frank Underwood.


Asimismo, las tensiones internacionales continúan con Rusia y el presidente Viktor Petrov (Lars Mikkelsen). En esta temporada, será Claire la que tenga que afrontar las relaciones internacionales del país, opacando a la experimentada Secretaria de Estado, Cathy Durant (Jayne Atkinson), hecho que servirá como escalón a la nominación de la primera dama a la vicepresidencia.

De igual manera, el terrorismo de radicales islámicos también será un tema abordado en la serie. En este caso, este mal se encuentra en el territorio estadounidense y mantendrá en jaque a la Casa Blanca. Este hecho será utilizado por los Underwood para tener más de cerca a su rival político, Will Conway y buscar contrarrestarlo. Decisión que haría recordar a un Vito Corleone recomendando “Mantén a tus amigos cerca, pero a tus enemigos más cerca aún”. La serie utiliza en esta línea argumental, elementos de la realidad como las cárceles en Guantánamo y el degollamiento de rehenes a la vista de todo el mundo.


Sin embargo, los crímenes de los Underwood no pasarán desapercibidos por el periodismo. A raíz de la relación que tuvo Frank con Zoe Barnes y la información que esta reveló a su colega Lucas Goodwin, este emprenderá una tortuosa búsqueda por mostrar a la verdad que le costará caro. Sin embargo, quien era el editor del Washington Herald, Tom Hammerschmidt, retomará las investigaciones de Goodwin y los restos de la información que dejó Zoe.

En Hammerschmidt se puede observar la figura del valiente periodismo, independiente y luego secundado por su antiguo diario, para obtener declaraciones de antiguos aliados y se volverá en un grave problema para la pareja presidencial. En este viejo y apasionado periodista, cuya única compañía es su perro, se representa a quien podría derrotar a los Underwood. Al menos por ahora. Uno de los personajes más interesantes en esta temporada.

Asimismo, se presenta un nuevo personaje, Aidan MacAllan (Damian Young), un científico de datos que es contratado por los Underwood durante su campaña presidencial para obtener información de sus votantes y de su rival, William Conway. Su personaje está a cargo de una de las mejores escenas, con baile incluido, que se han mostrado en la serie.

Cabe resaltar el rol femenino en esta temporada. En el caso de las aspirantes a primera dama, tanto Claire como Hannah, son mostradas como personajes esenciales en la vida de sus esposos, ya sea en su rol como pareja o su influencia en varias de sus decisiones políticas.

Asimismo, en la relación entre ambas, tanto Claire y Hannah, como una anti-Claire, se muestra desafiante e inclusive sarcástica una contra la otra en una escena: Una por su decisión de no tener hijos, y la otra, por tenerlos. Ambas son representadas como personajes femeninos fuertes. Pero es Claire, la que se muestra más independiente e inclusive, en ciertos momentos, más fría y calculadora que el propio Frank Underwood, e inclusive más imponente que el perturbador Doug Stamper. Cuando ella aparece en pantalla, no hay personaje más elegante, impecable y hermosa que Claire Underwood.


Igualmente es el caso de Heather Dunbar, como una inquebrantable e incorruptible mujer, a quien se la representa siempre fuerte en sus ideales políticos. Asimismo, Jacqueline Sharp (Molly Parker) es otro personaje interesante: elegante, bella, atormentada por su pasado y que en esta temporada, será víctima de sus propios secretos y buscará la absolución al final.

La serie cuenta nuevamente con la participación del perturbador Doug Stamper (Michael Kelly), el calculador Remy Danton (Mahershala Ali), Seth Grayson (Derek Cecil), el fiel guardaespaldas Edward Meechun (Nathan Darrow) y Jacqueline Sharp (Molly Parker).


Destacadas actuaciones y encuadres

En esta nueva temporada, destaca la actuación de Ellen Burstyn. (quien durante su carrera ha sido galardonada con un Oscar, Golden Globe, Tony y un Emmy), en el papel de Elizabeth Hale quien logra, en algunas escenas, ser el único personaje que podría imponerse a su hija, Claire.

El duelo actoral entre Wright y Burstyn se aprecia en varias de las escenas que ambas comparten, por discusiones del pasado, por el vínculo con el padre de Claire y por la decisión de Claire de casarse con Frank. Asimismo, una corta pero intensa escena vincula a Burstyn con Spacey, en donde ambos se muestran desafiantes uno con el otro.

Sobre esta participación, Kevin Spacey ha declarado que “Fue brillante trabajar con Ellen Burstyn de nuevo. “Hemos trabajado juntos en la película para la TV, The Legacy of Michael Patrick Smith. Ella es formidable, noble y muy divertida” manifestó el reconocido actor.

Otra suma al elenco es Neve Campbell, la recordada actriz de Party of five, la saga de terror Scream y Mad Men. Campbell interpreta a Leann Harvey, una asesora política quien se integrará al círculo cercano de los Underwood para mantenerse y lograr más poder. Con ella, participa también Joel Kinnaman con el personaje de Will Conwey, como una representación de “candidato perfecto” e ideal para los EE.UU.

Sobre ellos, Kevin Spacey ha declarado que ambos personifican personajes complejos que sorprenden en cada episodio.

Y también, en esta temporada Kevin Spacey como Frank Underwood sorprende. Nos muestra un personaje ladino, manipulador, intimidante pero, al fin de cuentas entretenido. Underwood, al romper la cuarta pared para explicar al espectador lo que ocurre o lo que piensa, continúa siendo uno de los mejores momentos de los episodios.

Igualmente, Robin Wright vuelve a interpretar a Claire Underwood como un personaje frío, principalmente, quien encaja perfectamente como la primera dama de Frank. Una gran e inquietante pareja que se necesita uno al otro para alcanzar sus fines.

Las escenas son encuadradas de manera tan adecuada que sus detalles son exquisitos: los colores, las sombras, los cuadros de presidentes y la precisión de la ubicación de todos los elementos en la pantalla. House of Cards Es ciertamente una de las mejores producciones que se puede apreciar hoy en día.

La cuarta temporada de House of Cards, al igual que sus tres temporadas anteriores (especialmente las dos primeras), es una serie imperdible para toda persona interesada en historias sobre política, en donde se muestran las conspiraciones que se tejen desde el poder y en la persuasión y la negociación como arma principal. Una gran serie que, como muchos que la hemos visto, se vuelve adictiva y no puede dejar de ver, al menos, un episodio por noche. Típico de este nuevo formato de entretenimiento.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.