23.JUL Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Marko Micti, el ciudadano serbio de las mil identidades

A lo largo de los años, el extranjero habría usado varios nombres para ocultarse, ingresar al Perú o evadir a la justicia.

Marko Micti fue secuestrado en abril pasado y fue hallado días después en la Morgue. (USI)
Marko Micti fue secuestrado en abril pasado y fue hallado días después en la Morgue. (USI)

En el 2012, el serbio Marko Micti fue detenido con más de tres kilos de droga. Este sujeto fue trasladado al penal de San Jorge donde, misteriosamente, fue registrado como Antonio Alegría Vargas, nombre con el que también fue ingresado a la Morgue Central de Lima, el pasado 25 de abril, a los diez días de haber sido secuestrado.

Pero esta no fue su única identidad. Para dejar la prisión, Micti se hizo llamar Alberto Alania Zevallos, sin que las autoridades advirtieran de este hecho. A lo largo de los años, este sujeto habría usado varios nombres para ocultarse, ingresar al país o evadir a la justicia.

NARCOS SERBIOS
De acuerdo con la Policía Nacional, Marko Micti integraba una banda internacional de narcotraficantes formada –especialmente– por serbios, aunque también habría metidos en ella algunos mexicanos, colombianos y peruanos.

Al parecer, esta organización criminal le habría perdido el rastro y terminó ubicándolo en Lima. Fue esta banda la que habría organizado su secuestro –ocurrido el 15 de abril a la salida de su casa, en San Miguel– y serían los principales sospechosos de su crimen.

Este mismo grupo habría hecho llegar una fotografía a la esposa del serbio, Liliana Huachaca Rodríguez, como prueba de vida en la que luce demacrado, con varios kilos menos y con una pistola apuntándole en la sien. Pedían un millón de dólares para dejarlo libre.

Tras meses de incertidumbre, se supo que Marko Micti fue asesinado de un balazo en la cabeza, en una zona cercana a la huaca Garagay, ubicada en el asentamiento humano 12 de Agosto, en San Martín de Porres.

Ingresó a la Morgue Central de Lima el 25 de abril con el nombre que había ingresado a la cárcel: Antonio Alegría Vargas. Pese a que la Policía conocía este dato, jamás lo buscó con esa identidad. Fue su esposa la que los reconoció tras observar varias imágenes del cadáver.

En algún momento se pensó que Micti era el sujeto que fue asesinado el 6 de julio en un local de McDonald’s de Miraflores. Pero no. Lo único que tenían en común ambos era la nacionalidad: serbia. Y tal parece que una mafia de ese país se ha instalado con fuerza en el Perú.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.