21.JUL Domingo, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Difícil entender a qué se refieren el premier, el expresidente de la Corte Suprema y el ministro de Defensa al indicar que solo querían ‘unificar criterios’ con la jueza a cargo de un importante caso. Suponemos que es una manera enrevesada de decir que trataron de influenciarla. “Te impongo mi posición, así nuestros criterios estarán unificados”(¿?).

Fritz Du Bois,La opinión del director
Difícil entender a qué se refieren el premier, el expresidente de la Corte Suprema y el ministro de Defensa al indicar que solo querían ‘unificar criterios’ con la jueza a cargo de un importante caso. Suponemos que es una manera enrevesada de decir que trataron de influenciarla. “Te impongo mi posición, así nuestros criterios estarán unificados”(¿?).

Más aún, la imprudencia que cometieron y el juicio tan equivocado que han evidenciado los tres funcionarios al reunirse con la magistrada es un verdadero escándalo. Sin duda, ya no se les puede confiar responsabilidad alguna, no vaya a ser que sigan causando daño.

En realidad, es alarmante la falta de criterio demostrado por personas ocupando cargos a ese nivel en el Estado. ¿Pensaban que podían atemorizar a la jueza? ¿Que confrontarla con el presidente del Poder Judicial y con el ministro de Justicia la iba a intimidar? ¿Que nadie se iba a enterar de un intento tan burdo por presionarla? Sin duda, se lanzaron sin siquiera haber reflexionado.

Por otro lado, no queda claro el motivo por el cual se contratan costosos procuradores ad hoc para casos emblemáticos, si lo único que van a hacer es tratar de intimidar a los magistrados. Para eso los contribuyentes nos ahorramos los honorarios y que los ministros se encarguen de presionarlos.

Al final, lo único que lograron con la gestión que realizaron es que se cuestionara el fallo que estaba finalmente archivando el episodio más vergonzoso de la era del revanchismo de hace 12 años, que llevó absurdamente al banquillo de acusados a valerosos soldados que salvaron la vida de decenas de rehenes liberándolos.

Sin embargo, como resultado de esta metida de pata monumental serán justamente los Comandos de Chavín de Huántar y la credibilidad del Poder Judicial los grandes perjudicados. ¡Qué brillante faena la realizada por esos altos funcionarios! Si tuvieran algo de decencia, ya habrían renunciado.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.