25.FEB Domingo, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

En el año 1994 se produjo un intento frustrado de reforma del Estado. La privatización de la empresa Sedapal ya se había archivado. Ya no estábamos en crisis. Esa sensación de urgencia se había perdido. Ya teníamos para pagar las cuentas y malgastar recursos.

Pablo Secada,Al.Mercado
psecada@ipe.org.pe

Ya no haríamos reformas a ese ritmo, ni nada cercano. La precariedad institucional impediría terminar con algunas prebendas. Pero se crearían otras. Casi veinte años después, tenemos otra oportunidad de resolver parte de ese mayúsculo problema. Sin embargo, la acción política ha dejado mucho que desear. Y los rentistas están bien organizados. Y, además, abundan las mentiras efectistas. En mi opinión, poner en marcha esta reforma, a la que llamaron LA reforma de este gobierno de Ollanta Humala, es una prueba de fuego. ¿Son conscientes de esto la gente en Palacio de Gobierno, el Gabinete de Ministros, la Mesa Directiva legislativa y los líderes del Congreso de la República?


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.