29.MAY Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Durante mi paso por la Unesco recuerdo el énfasis que este organismo trataba de poner en la relación que se daba en llamar Sur-Sur. No se refería exclusivamente a un área geográfica determinada sino, principalmente, al estímulo de las relaciones comerciales y culturales que no pasaran por los países centrales.

Guillermo Giacosa,Opina.21
ggiacosa@peru21.com

El Nobel de Literatura otorgado al nigeriano Wole Soyinca nos hizo pensar a todos que Suecia debió ponerlo en vitrina para que nosotros, más cercanos por nuestra problemática a ese país, pudiéramos conocerlo. Antes nada existía si, previamente, el ‘Norte rico’ no lo reconocía.

Hoy, felizmente, el planeta avanza hacia nuevas y más fluidas formas de relación. El ASPA es una expresión de ello y debemos procurar que los logros obtenidos, la reunión en sí misma lo es, se consoliden. Los temas de la reunión birregional estuvieron ligados a finanzas, industria y energía, pues existe un lógico y marcado interés para que Sudamérica absorba una parte del flujo monetario que los países árabes solían volcar en Europa cuando el Viejo Mundo ofrecía posibilidades distintas a las que presenta ahora. También se tendieron nuevas y atractivas líneas para el intercambio cultural, tecnológico y turístico. El canciller brasileño destacó que desde la primera cumbre, realizada en 2005 en Brasilia, el comercio entre las dos regiones se duplicó pasando de US$13,600 millones a US$27,400 millones.

En lo político, estas reuniones expresan la inexorable consolidación de un mundo multipolar, y ello es una saludable noticia en el interior de un planeta intoxicado por la prepotencia de las armas y la obsesión por imponer un pensamiento único.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.