17.JUL Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Como todos los años en agosto, el Ejecutivo envió la propuesta de Ley de Presupuesto al Congreso, con lo que se abren los debates sobre el total del presupuesto, los supuestos macroeconómicos tras él, pero sobre todo, respecto su distribución entre sectores y niveles de gobierno.

Carolina Trivelli,Sumas y restas
Economista

Como todos los años en agosto, el Ejecutivo envió la propuesta de Ley de Presupuesto al Congreso, con lo que se abren los debates sobre el total del presupuesto, los supuestos macroeconómicos tras él, pero sobre todo, respecto su distribución entre sectores y niveles de gobierno. Esta ley se discutirá hasta noviembre, cuando el Congreso deberá votarla.

La propuesta de presupuesto enviada es la mejor muestra de a qué se compromete y qué prioridades tiene el actual gobierno. El presupuesto 2014 ha crecido 9.7% respecto al 2013, donde este ya había crecido 13.5% respecto al 2012, que a su vez fue 8% mayor que el 2011. Esa es ya una buena noticia pues hay que lograr que el gasto público se recupere.

Una prioridad de este gobierno ha sido el gasto social, compuesto por programas sociales y servicios sociales universales, básicamente salud y educación, y ahora agua y saneamiento. El gasto social es el 35% del presupuesto del 2014, y ha crecido en más del 50% respecto al 2010, reafirmando que es una prioridad. A pesar de ello, seguimos siendo uno de los países con menor gasto social per cápita de América Latina.

Todos los años se critica el crecimiento del presupuesto para programas sociales, pues se asume que estos pueden tener fines políticos (lo que no es cierto). Lo que vemos es que a pesar del crecimiento del presupuesto para programas sociales, este es pequeño. El mayor esfuerzo –como debe ser– está en la provisión de servicios sociales universales: de cada 100 soles que gastaremos el 2014, 3 (¡tres!) irán a programas sociales del MIDIS, 15 a educación y 9 a salud. Pero lo más importante es que este pequeño gasto en programas sociales es un gasto orientado a resultados. Como se sabe, crecientemente usamos lo que se llama presupuesto por resultados (PPR) que no es otra cosa que atar el gasto al logro de efectos previamente identificados y medibles. En el 2010 menos del 10% del presupuesto estaba bajo PPR, en el 2014 llegaremos al 50%. Pero lo más notable, en 2014 el 90% del presupuesto del MIDIS y sus programas sociales serán PPR.

Necesitamos gastar más, pero sobre todo gastar mejor. Gastar para llevar servicios a todos y gastar para que todos puedan usar los servicios. Tenemos que lograr cambios, para igualar y para generar más y mejores oportunidades para todos. El PPR de programas sociales es un gran primer paso en esa línea.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

ver más
Más sobre Sumas y restas