20.JUN Jueves, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Le pregunté si extrañaba a sus padres, a la sazón de viaje. El chico, de 15, me dijo que no. Usaba un truco: prendía la luz del cuarto del fondo, donde su padre trabaja, y el televisor en el dormitorio de la mamá. “Es como si estuvieran”, me dijo.

Roberto Lerner,Espacio de crianza
http://espaciodecrianza.educared.pe

Le pregunté si extrañaba a sus padres, a la sazón de viaje. El chico, de 15, me dijo que no. Usaba un truco: prendía la luz del cuarto del fondo, donde su padre trabaja, y el televisor en el dormitorio de la mamá. “Es como si estuvieran”, me dijo.

Se trata de una luz y un ruido que terminan por simbolizar la función y el espacio de los padres. Rastros, huellas imprecisas, murmullos que sirven de poco. A pesar de la ironía del adolescente, sus padres tienen presencia, y él lo sabe, pero, por alguna razón, ni ellos pueden servirle ni él puede aprovecharlos. Se apagan y se prenden mutuamente, pero no se conectan. Desencuentros e incomprensiones son frecuentes y, sobre todo, hay una constante desilusión. Los padres podrían decir algo parecido: si escuchamos el tecleo en la PC, está.

Muchas veces he hablado del adolescente solitario. Parecen adultos y muchas veces son tratados como tales. Quieren encontrar adultos que toleren sus impaciencias y críticas sin tomar las cosas de manera personal, pero sepan poner límites y orden con firmeza. Quieren que se enteren de sus inseguridades sin perder la cara y que siguiéndolos de cerca les permitan explorar el mundo y asumir una identidad. No es solamente cuestión de presencia física sino de disponibilidad y tiempo, prioridades y compromisos.

Desgraciadamente, se trata de recursos muy escasos, casi de bienes preciosos, de valores olvidados. La culpa no la tienen, por lo menos no principalmente, la televisión o la computadora, sino nosotros mismos que no podemos darnos, ofrecernos, brindarnos a los otros, entre ellos nuestros hijos, para establecer alianzas que permitan enfrentar la vida.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.