26.SEP Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

“Otra razón del avance de Trump es el aumento en la desigualdad. Las familias de clase media en los Estados Unidos tienen el mismo ingreso que en 1985 (…)”.

Donald Trump puede ser el próximo presidente de los Estados Unidos. ¿Qué explica su éxito inusitado? ¿Qué consecuencias traería su elección al Perú?

Contra todo pronóstico y con la mayoría de los medios abiertamente en su contra, es tan probable que Trump sea presidente como que salga cara o sello al lanzar una moneda. Algunas de sus propuestas, como construir un muro entre México y Estados Unidos pagado por los mexicanos, son tragicómicas. Otras, como renegociar los tratados de libre comercio, son una amenaza al crecimiento económico. Pero ¿cómo es posible que a 8 semanas de los comicios Trump supere ligeramente a Hillary Clinton en las encuestas?

Más allá de su estilo de provocador profesional, hay sólidas razones que explican el éxito de Trump. La primera es el difundido desencanto con la clase política en los Estados Unidos. En la mente de muchos electores, los políticos tradicionales están a la venta. Por ejemplo, el que Hillary Clinton haya recibido 675 mil dólares del banco de inversión Goldman Sachs por tres breves charlas despierta dudas entre algunos sobre su independencia respecto a los lobbies.

Otra razón del avance de Trump es el aumento en la desigualdad. Las familias de clase media en los Estados Unidos tienen el mismo ingreso que en 1985 a pesar de que el país no ha dejado de crecer. Para algunos, el crecimiento, el libre comercio, y la migración solo favorecen a las clases acomodadas. Trump aprovecha esta equívoca percepción para, en un eximio ejercicio de tergiversación y populismo, culpar a los extranjeros de los problemas de Estados Unidos.

¿Cómo nos afectaría una victoria de Trump? Muchas de sus propuestas no tendrían efecto, pues son irrealizables. Sin embargo, su postura contra el comercio podría llevar a una espiral proteccionista en el mundo, lo que aumentaría el precio de los productos importados y cerraría mercados para nuestras empresas. Pero las propuestas de un aumento radical en el gasto militar y en infraestructura en Estados Unidos serían beneficiosas para el Perú, pues aumentarían el precio y la demanda por nuestras exportaciones. Además, la agresiva expansión fiscal de Trump podría estimular las economías de otros países industrializados, lo cual también nos resultaría ventajoso.

Al igual que nuestro Ejecutivo, Trump propone bajar los impuestos. Si sus reducciones tributarias no comprometen la estabilidad fiscal de los Estados Unidos, su elección podría traer más beneficios que costos para el Perú.

No podemos escoger las cartas que nos toca jugar. Es hora de tomar en serio a Mr. Trump.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.