26.SEP Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

“Entre 1990 y 2015, las exportaciones han crecido a una tasa anual superior al 7% gracias al modelo de economía de mercado”.

El Perú es, para los peruanos, el país más importante. Pero nuestra economía es diminuta: menos de la mitad de la centésima parte del mundo. Para crecer rápidamente el Perú debe mirar al exterior. ¿Durante qué gobiernos crecieron más las exportaciones?

He calculado las exportaciones en dólares constantes, tomando en cuenta la inflación de Estados Unidos, desde 1922. En el gobierno de Leguía, hasta 1929, las exportaciones crecieron más de 6% al año. En las siguientes dos décadas, 1929 a 1948, las exportaciones no crecieron, golpeadas por la Gran Depresión. Entre 1948 y 1968, las exportaciones crecieron 6.6% por año. En 1948, Odría redujo los aranceles, desmanteló los controles cambiarios de Bustamante y abrió la economía a la inversión extranjera.

Un nuevo período de estancamiento se inicia con Velasco: las exportaciones crecieron 4% entre 1968 y 1990, es decir, 0.2% por año. Velasco impuso controles cambiarios, subió los aranceles y buscó industrializar la economía sobre la base de expropiaciones, empresas estratégicas, subsidios y dádivas estatales. Belaunde y García continuaron con el velasquismo: entre 1980 y 1990, las exportaciones se desplomaron 6% al año.

Entre 1990 y 2015, las exportaciones han crecido a una tasa anual superior al 7% gracias al modelo de economía de mercado. Los tratados comerciales han sido positivos pero marginales: entre 1990 y 2005, las exportaciones crecieron 8.8% por año sin TLC con Estados Unidos o China. Las exportaciones han caído 26% con Humala. Y si no fuera por la minería no habría visos de mejora pronta en el sector exportador.

Las exportaciones crecen más cuanto más altos son los precios de nuestros productos. Pero los precios internacionales no están bajo nuestro control. Lo que sí podemos hacer es no repetir políticas funestas: cada vez que nos hemos cerrado al exterior nos ha ido pésimo. Además, la economía se diversifica sola: exportamos muchos más productos y a más países hoy que en 1990 sin necesidad de ningún plan de burócratas iluminados.

Foros como APEC suelen ser estupendas oportunidades para las fotos y los apretones de mano, pero de nulo impacto concreto en mayores exportaciones, inversión o mejora en la vida del ciudadano. Los feriados estimulan la reflexión y el ocio pero reducen el PBI.

Las exportaciones crecerán más cuando el Jorge Chávez tenga segunda pista, y cuando, en lugar de malgastar la plata en los Panamericanos, invirtamos en reducir fletes y costos logísticos. Es más del doble de caro mover carga entre la selva y el Callao que entre el Callao y Shanghai.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.