24.MAY Jueves, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

Se busca la manera de poder contrarrestar el estrés y en general los distintos problemas que se presentan en el día a día. Muchos pacientes hacen bien en empezar a cuidarse más con la alimentación, dejan de comer tipos de alimentos que son dañinos o pueden acentuar los signos médicos del estrés. Asimismo, se refugian en la actividad física para elevar los neurotransmisores que dan placer y así sentirse bien. El punto del presente artículo es cómo mentalmente, a través de pensamientos positivos, podemos bloquear o blindarnos de los factores que ocasionan emociones negativas o la aparición de signos secundarios al estrés, como la angustia, por ejemplo. Somos muchos los especialistas que recomendamos qué hacer, que a veces es sencillo decirlo, pero para ponerlo en práctica se debe tener estudiado o cerebralmente ordenado qué hacer. Uno de los primeros tips frente al estrés es empezar relajando los músculos que están cercanos a la cabeza y cuello, estos son los trapecios, deltoides, tríceps, bíceps y músculos del antebrazo y mano, acto seguido acompañarlos de respiraciones continuas en forma profunda durante algunos segundos. Si la situación o momento que se tiene arroja palabras, visualizaciones, audios, percepciones, imágenes que son rechazadas por nuestro organismo y sintonizadas como agresivas o tóxicas para nuestra mente, debemos buscar pensar en imágenes o situaciones contrarias, sean momentos agradables, placenteros, acogedores y sobre todo positivos. La manera como llevemos nuestro día a día con nuestras palabras y actos determinarán nuestra calidad de vida en el futuro y la percepción del estrés, con esto quiero decir que situaciones desagradables o negativas con la práctica podemos transformarlas en momentos relajados y sin ninguna molestia para nuestra salud. Pero igual, como en todo, hay que ponerlo en práctica para que resulte. Del mismo modo, existen factores de estrés que serán imposibles de solucionar, así que en estas ocasiones lo mejor es evitar y multiplicar por cero al agente causante.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.