04.MAR Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

En la reunión citada en al artículo de ayer, el Papa le dijo a Scalfari, director del diario La Reppublica de Italia, que “los males más graves que afligen al mundo en estos años son la desocupación de los jóvenes y la soledad en la que se deja a los ancianos.

Guillermo Giacosa,Opina.21
ggiacosa@peru21.com

Los ancianos tienen necesidad de cuidados y de compañía; los jóvenes, de trabajo y de esperanza, pero no tienen ni lo uno ni lo otro, y el problema es que ya no los buscan. Han sido aplastados en el presente. Dígame usted: ¿se puede vivir aplastados en el presente? ¿Sin memoria del pasado y sin el deseo de proyectarse en el futuro construyendo un proyecto, un porvenir, una familia? ¿Es posible continuar así? Esto, en mi opinión, es el problema más urgente que la Iglesia tiene ante sí”. “Santidad”, responde Scalfari, “es un problema sobre todo político y económico, se refiere a los Estados, a los gobiernos, a los partidos, a las asociaciones sindicales”.

“Cierto, tiene usted razón” –dice el Papa– “pero se refiere también a la Iglesia, es más, sobre todo a la Iglesia, porque esta situación no hiere solo los cuerpos, sino también las almas. La Iglesia debe sentirse responsable tanto de las almas como de los cuerpos”. Scalfari: “Santidad, usted dice que la Iglesia debe sentirse responsable. ¿Debo deducir que la Iglesia no es consciente de este problema y que usted la incita en esta dirección?”. “En amplia medida esa conciencia existe, pero no lo suficiente. Yo deseo que exista más. No es este el único problema que tenemos delante, pero es el más urgente y el más dramático”, responde Francisco.

El Papa agrega: “Cada uno tiene su idea del Bien y del Mal, y debe elegir seguir el Bien y combatir el Mal como él los concibe. Bastaría esto para mejorar el mundo”.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.