26.FEB Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Nuevo pacto de paz para Colombia aún no es definitivo, dijo expresidente Álvaro Uribe

Las reformas, que luego se darán a conocer en detalle, recogen las propuestas de los sectores que encabezaron el voto en contra en el plebiscito pasado.

Nuevo pacto de paz para Colombia aún no es definitivo, dice expresidente Álvaro Uribe. (EFE)
Nuevo pacto de paz para Colombia aún no es definitivo, dice expresidente Álvaro Uribe. (EFE)

Colombia anunció que desde el sábado cuenta con un nuevo pacto de paz entre el gobierno y las FARC que — según un comunicado conjunto— “integra cambios, precisiones y aportes de los más diversos sectores de la sociedad”.

En un mensaje televisado en Colombia, el presidente Juan Manuel Santos dijo que “este nuevo acuerdo es mejor” que el anterior, el cual fue rechazado tras el plebiscito para acabar con medio siglo de lucha armada.

El expresidente Álvaro Uribe —principal abanderado del ‘no‘— pidió a Santos que el nuevo texto no tenga alcance definitivo y sea puesto en conocimiento de todos los voceros del ‘no’ y de las víctimas.

El propósito, aseguró Uribe después de reunirse de urgencia con Santos antes de que se hiciese público el acuerdo, es que cualquier observación o solicitud de modificación sea llevada a una nueva reunión con el equipo negociador del Gobierno.

Nuevos acuerdos


Las partes acordaron modificar el texto firmado el 26 de septiembre por Timoleón Jiménez, líder máximo de las FARC, y el presidente colombiano, galardonado con el Premio Nobel de Paz.

Las reformas —que solo se darán a conocer en detalle en las próximas horas— recogen las propuestas de los sectores que encabezaron el voto en contra en el plebiscito del 2 de octubre.

El acuerdo modificado deja en firme el propósito inicial de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) depongan las armas y se conviertan en partido político.

Sin embargo, incluye “innovaciones” en varios de los seis puntos del pacto original, según adelantó el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle.

Dejar las armas y hacer política


De complejo contenido jurídico, el texto original contenía fórmulas para mejorar la situación en el campo escenario histórico del conflicto, combatir el narcotráfico, reconocer y reparar a las víctimas, así como garantías para la participación política de los futuros excombatientes.

Sobre este último punto, Santos reconoció que no hubo acuerdo en torno al pedido de algunos sectores para que los jefes rebeldes implicados en delitos graves fueran inhabilitados electoralmente.

Los colombianos deben entender “que la razón de ser” de los procesos de paz “es precisamente que los guerrilleros dejen las armas y puedan hacer política dentro de la legalidad”, expresó.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.