16.ENE Martes, 2018
Lima
Última actualización 12:58 pm
Clasificados

El 86% de los niños de la calle cree que su futuro puede ser bueno

‘Los niños de la calle’ revela como la violencia, el abandono y la pobreza en la propia familia y en la escuela obligan a los menores a acudir al espacio callejero, donde se encuentran con distintas amenazas, como la delincuencia.

Mariana Benavente y Vox Populi presentaron el libro ‘Los niños de la calle’. (Getty)
Mariana Benavente y Vox Populi presentaron el libro ‘Los niños de la calle’. (Getty)
Mariella Sausa

Mariella Sausa

Juan tenía 12 años y pertenecía a una pandilla con la que robaba frecuentemente. El destino de lo robado era para comprar zapatillas y para comer. Aunque Juan tenía a su madre, ella era soltera, trabajaba todo el día y no le daba el afecto que necesitaba, al contrario lo violentaba sistemáticamente. Por eso Juan se refugió en una pandilla y robaba para sobrevivir. Sin embargo, en una oportunidad las cosas no salieron bien: Juan y su pandilla cometieron un robo, pero la Policía los persiguió y hubo un tiroteo. En medio de la confusión, Juan fue detenido y enviado a un centro de rehabilitación. Su hermano fue alcanzado por una bala y perdió la vida.

MIMP: 329 menores se encuentran a la expectativa de ser adoptados

Esta triste historia fue la inspiración para que Mariana Benavente Flores investigara la cruda realidad de los menores que viven en abandono y escribiera el libro ‘Los Niños de la Calle’, una publicación de Vox Populi que fue presentada hoy y que ofrece valiosa información acerca de la realidad de los niños y niñas que no tienen otro camino que el que les ofrece la calle.

Mariana Benavente explicó que tras encuestas, focus group, entrevistas a profundidad, test proyectivos y la observación de 237 niños y adolescentes entre 6 y 17 años de diferentes distritos de Lima, que estaban en situación de abandono parcial o total, se determinó que el 50% de los menores fueron víctimas de violencia física y el 70% de agresiones verbales.

Estas situaciones de violencia junto con la carencia de afecto y las necesidades económicas obligaron a muchos a salir de su entorno familiar para refugiarse en la calle. En opinión de los niños, los colegios también son percibidos como espacios desintegradores.

Son optimistas

Pese a ello, el estudio muestra que los menores participantes en el estudio reconocen la importancia de pertenecer a una familia y, pese a las dificultades, son optimistas, pues el 83% quiere tener hijos, el 86% cree que su futuro será bueno y el 70% quiere ir a la universidad.

“Las historias de estos niños escoden muchísimo dolor y nosotros como sociedad nos estamos deshumanizando, nos estamos acostumbrando a ser testigos mudos de la violencia y de las injusticias. Un niño de la calle no debe ser etiquetado como vendedor ambulante o pandillero, se trata de una persona que sufre y tienen sueños”, manifestó Benavente.

Al presentar el libro, Carmen Masías, presidenta de Devida, señaló que la publicación revela también otros aspectos importantes acerca de la violencia, pues se determina que el 47% de niños de la calle proviene de una familia nuclear que actúa como expulsora, y se evidencia que en los hogares monoparentales dirigidos por la madre hay más violencia que en los que son dirigidos por el padre.

Asimismo, se recrea muy bien la situación de violencia y marginación en que viven los niños de la calle y cómo la infracción de la ley y el consumo de drogas son usados por los menores para evadir la angustia y el miedo. “Los testimonios de los chicos son una mezcla de dolor y esperanza y nos invita a reflexionar acerca de los avances en las políticas públicas en torno a ese tema”, señaló Masías.

¿Sabes cuál es la situación de niños y adolescentes en la Amazonía peruana?

Respuesta del Estado

Al respecto, la ex ministra de la Mujer Ana María Romero-Lozada indicó que desde el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables se ha desarrollado el programa Yachay, un esfuerzo del Estado para acercarse al niño en su entorno de calle con el objetivo de capacitar a la familia en materia de protección y calidad humana.

A través de dicho programa se trata de sensibilizar a las familias para que el entorno del menor cambie y sea menos violento y expulsor. Además, la estrategia incluye el acercamiento a la generación de empleo o algún tipo de actividad que pueda generar ingresos para la familia.

Desde agosto del año pasado hasta marzo de este año, Yachay ha podido atender a 6,400 niños de la calle con una inversión de 1’200,000 soles y se logró que 8 de cada 10 menores disminuyera sus horas de trabajo en las calles, y al menos 4 de cada 10 regresara al colegio.

“Debido a que el mismo estudio (de Benavente) muestra que el 57% de niños y adolescentes en calle asocian el concepto de felicidad con la familia y un 21% con los amigos, es importante que las políticas públicas trabajen teniendo como base estas experiencias”, dijo Romero-Lozada.

La ex ministra enfatizó que se está a la espera del reglamento del Decreto Legislativo 1297, que protege a los niños y adolescentes en situación de riesgo, pues con este se pondrá en marcha un nuevo sistema de protección de los menores en situación de desamparo familiar.

Más información



Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.