27.FEB Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Richard Sullca Ávila, hijo de la desaparecida Natividad Ávila: “Que se llegue hasta el final”

Ya no confía en la justicia tras quedar impune la presunta muerte de sus padres. Pide transparencia y sanciones.

El hijo de la desaparecida Natividad Ávila: “Que se llegue hasta el final”. (Fabiola Valle)
El hijo de la desaparecida Natividad Ávila: “Que se llegue hasta el final”. (Fabiola Valle)
Fabiola Valle

Fabiola Valle

@valmenfa

Enviada especial a Madre Mía

Richard Sullca Ávila es uno de los tantos niños y jóvenes que quedaron huérfanos debido a los asesinatos que se produjeron a manos de militares de la base contrasubversiva en Madre Mía, en el departamento de San Martín. Era junio de 1992 cuando una patrulla del Ejército, que lideraba el capitán ‘Carlos’, a quien hoy reconocen como Ollanta Humala, se llevó a Natividad Ávila Rivera y a Benigno Sullca Castro, sus padres, y nunca más volvieron. De eso ya han pasado 25 años, pero para Richard parece que la herida sigue sangrando. Perú21 llegó hasta Aucayacu, a una hora de Tingo María, en búsqueda del testimonio de Richard. Hoy ya hecho un hombre, el hijo de Natividad y Benigno, a bordo de su mototaxi, principal herramienta de trabajo que tiene, nos narra su testimonio sobre estos hechos.

El pasado 6 de mayo, debido a nuevos testimonios, la Fiscalía Especializada en delitos de Terrorismo y Derechos Humanos dispuso la indagación contra los que resulten responsables de las torturas y desaparición de personas en dicha localidad, ocurridas en la década de 1990…

-Siempre dicen que van a investigar, pero nunca llegan a nada concreto. Finalmente, todo queda como un comentario o una noticia más. Han pasado tantos años y no hay ningún resultado.

Tus tíos Jorge, Carmen y Teresa Ávila Rivera sindican a Ollanta Humala –en su condición de capitán ‘Carlos’, como se hacía llamar en esa época– de estar implicado en la muerte de tu mamá…

-En esa época, el capitán ‘Carlos’ estaba a cargo de la base de Madre Mía. Esa era la base más cercana del Ejército. Cuando se llevaron a mis padres, no pudimos reclamar ni denunciar nada, porque teníamos miedo a que nos desaparecieran. Eran tiempos difíciles.

¿Fuiste testigo de ese terrible hecho?

-Yo estuve en el momento en el que sacaron a mi papá y a mi mamá de mi casa (en Madre Mía). No recuerdo ni identifico los rostros de los militares porque ellos nos alumbraban la cara con la luz de la linterna para que no los veamos. En esa época tenía 17 años, estaba en quinto de secundaria. Fueron épocas terribles. No podíamos denunciar nada.

Perú21 ha recogido testimonios desgarradores sobre los familiares de las personas asesinadas en aquella época. Cuéntanos tu experiencia.

-Todos vivíamos atemorizados. Para nadie es un secreto que la vida no valía para nada. Te mataban como si nada. Superar la muerte de mis padres para mí ha sido difícil, por eso que ya no quiero tocar ese tema. Me he alejado hasta de mi propia familia para olvidarme de mi pasado. He decidido hacer una nueva vida, lejos de esos recuerdos.

Por lo que nos cuentas, preferirías que la investigación ya no siga su curso…
-No confío en la justicia peruana porque no hacen nada. Tanto manosean el tema de mi papá y de mi mamá. Que abren el caso, que archivan el caso. Me gustaría que se investigue con transparencia y sin intereses.

¿A qué te refieres? ¿Hay varias personas que han sido compradas por su silencio?

-Solo digo que si la justicia va a investigar, que lo haga y que se llegue hasta el final. Si hay culpables, tendrán que ser sancionados por la justicia.

El ex presidente Ollanta Humala ha negado estar implicado en los asesinatos de Madre Mía.

-Hay varias personas que han sido testigos, como mis tíos, quienes han dado su testimonio varias veces –y de otras personas que estuvieron con él en la base– de los abusos que se cometieron. Pese a ello, él sigue libre. ¿Qué esperan?

En plena campaña electoral del Partido Nacionalista (2006), tu tío Jorge Ávila, testigo clave de este caso, cambió su testimonio por US$4,500 a cambio de su silencio con el objetivo de no perjudicar al entonces candidato Ollanta Humala…

-Sí. Me sentí traicionado de que mi propia sangre, la sangre de mi mamá, haya cambiado de versión por dinero. Aunque también entiendo a mi tío, porque tenía temor, ya que él también fue víctima del Ejército y testigo del asesinato de mis padres. Pero para mí el dinero no es nada. No se puede comprar la voluntad con dinero.

¿Alguna vez le reclamaste?

-Nunca le he reclamado cuando lo he visitado. Nunca hablamos de ese tema en mi familia ni con amigos.

¿Estás dispuesto a colaborar con la investigación de la Fiscalía?

-Lo pensaría, porque tengo temor por mi familia. No quisiera que les pase nada a mis hijos. Debo seguir adelante por ellos.

Tus tíos Jorge, Carmen y Teresa ya cuentan con seguridad policial. ¿No te gustaría que te den resguardo debido a que eres uno de los principales afectados en este caso?

-Prefiero no tener seguridad. No toda la vida me van a cuidar. Como me ves, yo me dedico a trabajar (mototaxista). No me meto con nadie.

Tenga en cuenta

  • La Primera Fiscalía Supraprovincial Especializada en delitos de Terrorismo y Derechos Humanos, a cargo de Edith Chamorro, indagará a los que resulten responsables de las torturas, desapariciones y presuntos asesinatos en la zona de Madre Mía, ocurridos en la década de 1990.
  • Ollanta Humala fue investigado por los presuntos delitos de desaparición forzada y asesinato en la base Madre Mía en 1992. El caso se archivó en 2009.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.