25.ABR Jueves, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Régimen carcelario

Un nuevo motín en el penal de máxima seguridad de Challapalca, en Tacna, ha puesto en evidencia la inseguridad de los penales del país y la deficiente política carcelaria. La noche del martes, un grupo de delincuentes de alta peligrosidad se amotinó y, tras robar las armas de sus custodios, tomó de rehenes a 15 trabajadores, a quienes amenazó con matar si no se mejoraban sus condiciones de encierro.

Pese a su resistencia, 19 sentenciadas por terrorismo fueron separadas, clasificadas y distribuidas en tres pabellones del penal de máxima seguridad de Chorrillos (A, B y C), esta vez bajo el régimen cerrado especial.

Pese a su resistencia, 19 sentenciadas por terrorismo fueron separadas, clasificadas y distribuidas en tres pabellones del penal de máxima seguridad de Chorrillos (A, B y C), esta vez bajo el régimen cerrado especial.

El legislador de Concertación Parlamentaria Carlos Bruce se mostró de acuerdo en que se investigue desde el Congreso qué ocurrió durante las gobiernos de Valentín Paniagua y Alejandro Toledo, en los que la cúpula senderista y otros terroristas fueron favorecidos con la flexibilización de sus regímenes carcelarios y se les otorgó beneficios penitenciarios.

El legislador Mauricio Mulder pidió que una comisión investigadora del Congreso revise los beneficios penitenciarios y la flexibilización del régimen carcelario de los condenados por terrorismo que se dieron en los gobiernos de Valentín Paniagua y Alejandro Toledo.

La flexibilización de la legislación antiterrorista y los beneficios carcelarios a los integrantes de Sendero Luminoso y del MRTA fue un proceso iniciado a pedido de Abimael Guzmán y de otros líderes de la subversión al gobierno de Valentín Paniagua que tuvo acogida, en gran medida, no solo en dicha administración transitoria sino en la siguiente, de Alejandro Toledo.

La flexibilización de la legislación antiterrorista y los beneficios carcelarios a los integrantes de Sendero Luminoso y del MRTA fue un proceso iniciado a pedido de Abimael Guzmán y de otros líderes de la subversión al gobierno de Valentín Paniagua que tuvo acogida, en gran medida, no solo en dicha administración transitoria sino en la siguiente, de Alejandro Toledo.

Fritz Du Bois,La opinión del director Leyendo las cartas que Abimael Guzmán le envió al presidente del Gobierno de Transición nos queda claro que los senderistas jugaron muy bien con la antipatía que entonces le tenían a todo lo referente al régimen de Fujimori para lograr una serie de inaceptables concesiones que han hecho que, al día de hoy, más de 3,500 terroristas estén nuevamente circulando por las calles liberados.

La transgresión de las reglas penitenciarias mientras estuvo en el penal ‘Virgen de la Merced’, de Chorrillos, podrían pasarle la factura a Antauro Humala, recluido actualmente en la Base Naval del Callao.

Si él (Osmán Morote) cumple las normas establecidas en la ley, que lamentable dio el gobierno de Alejandro Toledo, y sale, no hay nada qué hacer. Son las consecuencias que se advirtieron en su momento y que nadie hizo caso. Todo es parte de la típica acción del caviaraje alrededor de Toledo: se flexibilizó el régimen carcelario, se flexibilizaron las condiciones para redimir la pena y todo dirigido a los terroristas. Por eso, durante el gobierno de Alan García, derogamos ese decreto, pero los que se acogieron, como Morote, cuando cumpla las condiciones que se requieren para la acumulación de los días y la reducción de la pena, legalmente tendrá derecho a salir. No hay nada qué hacer. Esto es consecuencia de los actos políticos, pero como yo soy demócrata, respeto lo que dicen las leyes aunque no me gusten. Hoy ya no está vigente esa ley, pero estuvo cuando él se acogió. Por lo tanto, pidamos las explicaciones de este caso a Toledo.