15.ABR Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Juguete erótico

20/02/13 |

Sexy Tips

0

¿Nunca ha salido de su habitación para tener sexo? Pues no sabe lo que se pierde. La idea no es que busque lugares exóticos o arriesgados como el baño de un avión, un ascensor o la Torre Eiffel, sino explorar su propio hogar, como bien sugiere el portal Women’s Health. Por ejemplo, puede probar hacerlo en la sala. De hecho, con un poco de creatividad, puede acomodar los cojines y ensayar posturas nuevas. Otro lugar: el baño. La ducha, para ser más precisos. Lo ideal sería potenciar esta práctica agregando algún juguete erótico o usar la fuerza del agua como estímulo. Otra sugerencia: la escalera. Usarla tiene ventajas. Por ejemplo, facilita realizar la postura del ‘perrito’ de pie. De hecho, si la pareja encuentra maneras de acomodarse, la escalera ayuda a la estimulación de zonas estratégicas como el clítoris o el punto G. Finalmente, Women’s Health recomienda la cocina. La mesa de servicio o algún tablero por ahí pueden servir de soporte para hacer las travesuras. Juegue también con elementos que encuentre: frutas, cremas, en fin. Diviértase.

31/10/12 |

Sexy Tips

0

Comprar un juguete erótico no implica desembolsar cientos de soles. Es verdad que hay dispositivos del placer sofisticados y costosos, pero no hay que desanimarse si uno no tiene presupuesto para tales gadgets. De hecho, para agregar más picante a la dinámica de pareja, uno puede recurrir a productos accesibles y no por ello menos traviesos. Una alternativa: los dados malcriados. No son los mismos con los que se juega Monopolio, ojo. Son, más bien, dados que vienen en pares y que en vez de números tienen, por un lado, acciones y, por otro, partes del cuerpo. Es decir, un dado presenta verbos como «besar», «lamer», «morder», en fin, y el otro dado, zonas como «labios», «pechos», «cuello», etcétera. Entonces, al lanzar ambos se arma una acción que se debe cumplir a cabalidad. Asimismo, para los amantes de la tecnología, hay una opción económica: usar el smart-phone. Hay aplicaciones gratuitas que convierten el teléfono en un vibrador. La forma de usarlo dependerá de la imaginación de cada pareja.