21.FEB Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Asesinato de tres bebés a manos de su madre conmueve a Francia

Viernes 13 de octubre del 2006 | 12:00

Compartir
PARIS.

El asesinato de tres bebés a manos de su madre, la cual consiguió engañar a todo el mundo durante años, ha conmocionado a Francia y según los psiquiatras es fruto del odio mezclado con la desesperación dentro de una pareja en dificultades.

"El infanticidio es una mezcla de odio y de desesperación. En el caso del hombre, el odio es más poderoso, en el caso de la mujer, pesa más la desesperación", explicó el psiquiatra Robert Neuburger.

Ante la sorpresa de su marido y de su familia, Veronique Courjault confesó el jueves que había matado a tres bebés, nacidos de tres partos diferentes entre 1999 y 2003.

Dos de los cadáveres los había guardado durante meses en el congelador de la casa familiar en Corea del Sur, donde la familia residía desde 2002 debido al trabajo de Jean Louis Courjault, y el primero, nacido en Francia, lo había estrangulado y quemado en 1999.

"El infanticidio se inscribe en una problemática de pareja. Cuando un matrimonio atraviesa dificultades, los niños no son elementos que se tienen en cuenta. La dependencia de esta mujer hacia su marido debe ser enorme", declaró el psiquiatra.

Veronique Courjault fue encarcelada el jueves y acusada del asesinato de los tres bebés, por los cuales podría ser condenada a cadena perpetua. Su marido fue acusado de complicidad ya que los jueces dudan de que una persona pueda ser totalmente ajena a tres embarazos, tres partos y a la presencia de dos cadáveres de bebés en el congelador de la familia.

"No hay nada concreto contra él pero creemos que no podía no saber", subrayó.

Jean Louis Courjault, ingeniero en la empresa automovilística estadounidense Delphi, se enteró de los crímenes de su esposa durante los interrogatorios de esta semana, una vez que las pruebas de ADN confirmaron que ambos eran los padres de los cadáveres encontrados en su congelador.

Libre en este momento, el marido de la acusada abandonó las dependencias policiales el jueves para reunirse con los dos hijos de la pareja de 11 y 10 años.

Los investigadores franceses viajarán en breve a Seúl para intentar aclarar varios puntos confusos en este caso.

La justicia francesa, que colabora estrechamente con la surcoreana, la cual lanzó el pasado agosto la hipótesis del infanticidio, pedirá probablemente también la repatriación de los cadáveres de los dos niños.

Este triple infanticidio es una "drama de la miseria humana", según el fiscal de la ciudad de Tours (oeste de París), donde reside la familia, Philippe Varin.

Normalmente, este tipo de crímenes afecta a personas con dificultades económicas o de escasa educación. No es el caso de esta familia, que es un ejemplo que la "miseria afectiva no tiene nada que ver con la miseria financiera", según los psiquiatras.

Al parecer, Jean Louis Courjault tampoco da la impresión de ser el tipo de marido que abandonaría a su esposa si volvía a quedarse embarazada.

Para su familia, la acusada es una mujer reservada, una madre ejemplar y cariñosa con sus dos primeros hijos. Según los investigadores, Veronique Courjault dio a luz a escondidas en 1999, 2002 y 2003 y los tres recién nacidos fueron estrangulados nada más venir al mundo. La acusada quemó al primer bebé en el jardín de la casa de veraneo de la familia, pero decidió guardar a los otros dos en el congelador de su casa.

Al cambiar de domicilio de un barrio a otro de Seúl el año pasado, la acusada transportó los dos bebés muertos de un frigorífico a otro, lo cual muestra que "en lugar de resolver el problema decidió congelarlo", según el psiquiatra Daniel Zagury.

En Seúl, Veronique Courjault participaba en numerosas actividades extraescolares organizadas por el colegio de sus hijos, hacía teatro, yoga y preparaba asados para los amigos en el jardín. Era una madre y compañera ejemplar.

Su marido descubrió los cadáveres de los dos niños, considerados en principio gemelos, cuando volvió sólo de vacaciones de Francia el pasado verano y quiso encontrar un hueco en un congelador, que según él, no abría desde hacía meses.

"Esto es una pesadilla. Nos somos los padres de estos dos niños", aseguró la acusada hace tan sólo tres meses, cuando el asunto salió a la luz.

Fuente: AFP