01.OCT Sábado, 2022
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

¿Es conveniente la educación virtual?

Martes 21 de junio del 2011 | 07:34

Las instituciones educativas optan por los cursos online. Se trata de especialidades de mucha demanda, sobre todo en pequeñas empresas.

Compartir

Por Fabiana Sánchez

¿Es usted de las personas que sale corriendo de su trabajo para llegar a tiempo a su maestría? ¿Ha considerado la posibilidad de tomar clases virtuales? Algunas universidades del país ya tienen disponible esta modalidad, y el interesado puede estudiar desde la comodidad de su hogar u oficina.

El director de la Universidad San Martín de Porres (USMP) Virtual, Juan José Flores, refiere que una de las principales ventajas de este sistema es el ahorro de tiempo y de dinero. “Se reducen los costos porque se evitan los traslados, es decir, se economiza en pasajes o combustible. Además, se ahorra tiempo teniendo en cuenta el tráfico que hay ahora en Lima”, comenta.

NO ES PARA TODOS. Sin embargo, para los especialistas de la Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), la opción virtual no es recomendable si se quiere estudiar un posgrado.

“En estos casos, nosotros priorizamos el tema presencial porque así se permite que los participantes interactúen directamente y compartan experiencias”, indican.

Además, consideran que el factor del tiempo no debería ser un problema para un persona pues, si existe interés, la enseñanza será la prioridad en el quehacer diario.

No obstante, los casos de pregrado (carrera profesional) sí pueden dictarse de manera virtual. Precisan que en este nivel de educación se aprenden y desarrollan las herramientas de cada profesión y no hay necesidad de compartir experiencias laborales.

LA COMPETITIVIDAD. Para la presidenta ejecutiva de DBM Perú, Inés Temple, al momento de contratar personal, las empresas no revisan en su currículum si el postulante ha recibido un curso virtual o uno presencial.

“La modernidad permite optar por cursos en línea que son igual de buenos que los presenciales, pero a eso se suman el talento, la experiencia y, en general, el perfil profesional”, asevera. Comenta, además, que la voluntad de capacitarse habla de la madurez y del interés del profesional por crecer.