07.DIC Miércoles, 2022
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

De Soto: ‘Yo fui el autor del fujishock’

Jueves 26 de mayo del 2011 | 03:14

El actual asesor de Keiko contó cómo convenció al expresidente Alberto Fujimori de aplicar la medida en 1990. También habló de Vargas Llosa.

El economista dijo que “fue una época dolorosa, pero no quedaba otra”. (USI)
Compartir

Hoy, Hernando de Soto es asesor de la candidata Keiko Fujimori, pero hace más de 20 años lo fue de su padre, el expresidente Alberto Fujimori. Y fue el mismo De Soto quien diseñó el plan del famoso ‘fujishock’, ajuste lanzado en 1990 para restablecer la economía que estaba al borde del colapso.

Así lo reveló el economista, explicando que, junto a Carlos Rodríguez Pastor, convenció al exmandatario de aplicar la medida que provocó que los precios se dispararan de un día para otro. “Que Dios nos ayude”, anunciaba el mensaje del entonces ministro de Economía, Juan Carlos Hurtado Miller.

“En una reunión con el FMI, Fujimori dijo que no se podía hacer el shock (…) Yo insistí en que sí. Fue una época dolorosa para mucha gente, pero no quedaba otra”, indicó De Soto a Buenos Días, Perú. Agregó que, para ello, tuvo que confeccionar un proyecto opuesto al de los ‘Siete Samurais’, el equipo de asesores de Alberto Fujimori en esos años.

Pese a que prometió no hacerlo, Alberto Fujimori aplicó este paquete de medidas que su contendor en las elecciones de 1990, el escritor Mario Vargas Llosa, defendió y aseguró que era necesaria su ejecución.

De Vargas Llosa, De Soto reiteró hoy que no le tiene ningún rencor, pese a la conocida rivalidad entre ambos. “Yo le tengo mucho aprecio y no tendría ningún problema en sentarme a conversar con él”, precisó.

Dijo que lo retó a debatir porque está “casi convencido” de que el escritor no ha leído el plan de gobierno original de Ollanta Humala pues, si lo hubiese hecho, no respaldaría el sesgo chavista incluido en sus propuestas.

Finalmente, contó que el Nobel escribió el prólogo de su primera obra, donde lo calificaba como una de las personas más brillantes del país. “Entonces no puede decirme que soy brillante, buena gente, y limpio por un lado; y por otro lado acusarme de ridículo”, manifestó.