20.ENE Sábado, 2018
Lima
Última actualización 12:58 pm
Clasificados

Comunicore: delitos están confirmados

Domingo 12 de diciembre del 2010 | 07:01

La denuncia de la Fiscalía Anticorrupción demuestra que hubo dolo en la sospechosa operación, tantas veces defendida por Luis Castañeda.

Castañeda fue denunciado por delito contra la administración pública. (USI)
Compartir

Por Daniel Yovera

Un año después de la primera denuncia que Perú.21 publicara sobre la sospechosa operación de pago de S/.35.9 millones de la Municipalidad de Lima a la empresa Comunicore (edición 16-12-09), el Ministerio Público, que decidió investigar el hecho, ha denunciado a Luis Castañeda Lossio y a sus principales gerentes y colaboradores, y ha ratificado que las irregularidades advertidas a lo largo de 2010 por Perú.21 son, simplemente, delitos.

El jueves 9 de diciembre, la Primera Fiscalía Provincial Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios –en un documento de 212 páginas con número de Ingreso 10-2010– denunció por delito contra la administración pública-colusión desleal en agravio del municipio a Castañeda y a sus gerentes Ángel Pérez Rodas, Juan Blest García y Carlos Chávez Málaga.

También denunció por el mismo delito al propietario de Comunicore y exgerente financiero de Relima, Miguel Garro a su abogado, Guillermo Palacios Dodero; al exdirectivo de Comunicore José Luis Pinillos Broggi –primo político de Castañeda–; así como a Gonzalo Noya Mesones y Joule Handi Vila Vila –reclutadores de los pobladores de Comas–, entre otros personajes.

Castañeda y Blest también fueron denunciados por el delito contra la administración pública en la modalidad de malversación de fondos. Vila Vila lo fue por el delito contra la fe pública en la modalidad de falsificación de documentos.

LOS HECHOS. La Fiscalía ha demostrado que la gestión de Castañeda no tenía dinero disponible para pagarle a Comunicore, pero lo consiguió a como diera lugar, sacando millones de una y otra partida que nada tenían que ver con deudas.

Ello, sumado a la revelación que Perú.21 hizo una semana atrás, de que el municipio le pagó S/.4.8 millones ‘extra’ a esta empresa, evidencian una categórica improvisación y dolo en los mejores gerentes de Castañeda, que lo acompañan desde los tiempos del IPSS.

Según la Fiscalía, los S/ 35.9 millones se pagaron con tres partidas presupuestales: S/.6’261,556, del Proyecto Institucional de Apertura; S/.8’044,377, de Recursos Directamente Recaudados; y S/.21’635,532, del Saldo de Reestructuración Bancaria. Solo el primero de los rubros, el menor, estaba presupuestado y tenía financiamiento. El resto, no.

Para conseguir la suma restante, la gestión de Castañeda obtuvo créditos de varios bancos para reestructurar deudas –por S/.87 millones– pero usó poco más de S/.65 millones. Quedaron S/.21.6 millones, que, según la Fiscalía, el municipio no usó “ex profesamente” con el fin de destinarlos a Comunicore.

Pero por cuestiones de partidas presupuestarias, la gestión de Castañeda no podía usarlo directamente y recurrió a S/.21.6 millones que pertenecían al presupuesto del Circuito Mágico del Agua. Dinero que luego repuso con los S/.21.6 millones mencionados en el párrafo anterior. Toda una jugada. Recién con esa triangulación, Blest ya tuvo cómo pagar.

RAPIDEZ BAJO LA MESA. Es conocido que para diciembre de 2005, el municipio había acordado con Relima –la propietaria inicial de la deuda– pagarle los S/.35.9 millones en un fraccionamiento de diez años, conveniente para la comuna. Sorpresivamente, el 20 de diciembre, la transnacional le vendió su deuda a Comunicore, por S/.14.6 millones.

El martes 27, Relima le informa a la comuna de la nueva propietaria de la deuda, Comunicore; el viernes 30, Blest le dice a Comunicore que el pago no sería a diez años sino en días y al contado. El martes 3 de enero de 2006, empieza a pagar.

Pero en ese trayecto ocurrieron tres hechos inexplicables. El miércoles 28 de diciembre, Blest le pide a Asesoría Jurídica del municipio que opine si el pago a Comunicore era atendible, pero Blest pagó sin esperar la respuesta. Esta llegó recién el 18 de enero de 2006.

El segundo hecho ocurrió el viernes 30 de enero, cuando la Subgerencia de Presupuesto le dice a Blest que sí era posible pagar, pero que “se precisaba de la autorización del Concejo Municipal”. Como todo se hizo entre gallos y medianoche, a los regidores los pasaron por alto. Y tercero, la comuna firmó el convenio de pago con Comunicore nada menos que el lunes 2 de enero, día feriado para el sector público.

Todo este apuro tuvo que ser regularizado en marzo del año 2006 –cuando la deuda ya había sido pagada– durante un pleno de regidores en el que se aprobó un movimiento de partidas presupuestarias. Como nada fue específico, los concejales ignoraron que esa había sido la jugada para obtener el dinero para Comunicore. Castañeda es quien preside esos concejos.

CUENTAS SOBREGIRADAS. Según Castañeda, el pago de esa deuda fue la quintaescencia para la comuna y la ciudad. Pero la Fiscalía demuestra que las cuentas del municipio no tenían suficientes recursos o estaban sobregiradas.

Se ha demostrado –como lo ha repetido *Perú.21*– que hubo un cúmulo de hechos para sacar dinero de donde no había, a como diera lugar; que se saltó la ley con garrocha; y que se sacó un tremendo conejo del sombrero edil. ¿Fueron ingeniosos los gerentes de Castañeda? Sin duda. Pero para la Fiscalía incurrieron en delito.

Castañeda, según la Fiscalía, no ha estado al margen de todos estos hechos que terminaron por beneficiar a Comunicore. El ahora candidato a presidente nunca fue capaz de resguardar los recursos de la ciudad.