10.DIC Lunes, 2018
Lima
Última actualización 03:07 pm
Clasificados

En Perú, 15 mil niños sufren quemaduras

Jueves 18 de noviembre del 2010 | 07:57

De los casos registrados cada año, siete mil ocurren en Lima. La falta de prevención de adultos sigue siendo la principal causa de accidentes.

Las víctimas, en muchos casos de la negligencia de sus padres, esperan curarse. (Paul Vallejos)
Compartir

Por Sofía Pichihua

En el local de la Asociación de Ayuda al Niño Quemado (Aniquem), en Jesús María, no hay niños llorando. El dolor ya lo sufrieron: al menos 15 mil menores quemados son tratados anualmente en centros de salud del país. De esta cifra, siete mil viven en Lima.

La mayoría fue víctima de la negligencia de adultos que los dejaron sin protección, al lado de una vela prendida o de una olla con agua caliente en el suelo.

También se produce otro tipo de accidentes. Daniel, de 6 años, y Jack, de 3, esperaban ansiosos su desayuno. Pero en cuestión de segundos, su vivienda ardió en llamas. Una fuga de gas desató la tragedia.

“Lo perdimos todo”, recuerda Akemi Julca Ahuanari, con cerca del 50% de su cuerpo quemado. Ella necesitará tratamiento hasta por dos años, mientras que sus hijos deben ser observados, por lo menos, hasta que cumplan la mayoría de edad.

Akemi no puede flexionar sus dedos. Por ello, no puede hacerse cargo ni de sus propios niños, quienes tienen quemaduras de segundo y tercer grado. Está preocupada porque el pequeño Jack, que sufre leve retardo mental, no habla ni camina.

Aniquem les ha dado apoyo como a otros 2,228 pacientes. Los 12 especialistas atienden a los 120 menores que acuden durante el mes. Esta institución es la única que dona máscaras de silicona (transparente). Cada una vale 400 dólares. Algunos de los niños quemados señalan –con tristeza– que usar licras, que tienen el mismo efecto, fomenta el rechazo de las personas que los miran.

Víctor Raúl Rodríguez, médico del ex Hospital del Niño y presidente de Aniquem, dice que el Gobierno “se desentiende cuando el paciente sale de alta”.

MUY GRAVE. Según el jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del nosocomio, Andy Wiegering, su oficina tiene la cantidad de médicos necesaria para los 28 niños hospitalizados. No obstante, solo tienen un especialista en rehabilitación. “*Necesitamos, al menos, cinco expertos más”*, precisa. Al día se atiende a más de 20 menores.

No es el único problema. Los niños quemados –después de los que sufren males cardiovasculares– son los que necesitan más sangre. Y, en casos graves, requieren cinco litros diarios.

Si bien la piel de cerdo ayuda a prevenir infecciones, el doctor Wiegering asegura que sería ideal contar con un banco de tejidos de piel humana. Por ello, pidió que se promueva este tipo de donación.

“Los injertos servirán una semana, pero luego el paciente necesita regenerar su propia piel, en casos con 80% del cuerpo quemado no es posible extraer piel del afectado”, indica.

La falta de prevención de adultos sigue siendo la principal causa de quemaduras en los niños. Solo en la última semana murieron cuatro menores, todos se encontraban solos en sus viviendas. En los dos últimos meses del año, *as víctimas se incrementan por el uso indiscriminado de pirotécnicos ilegales durante las fiestas navideñas.