23.FEB Sábado, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Paracas-Caral: entre el lujo y el camping

Sábado 30 de octubre del 2010 | 09:11

Puedes decidir si quedarte en casa o salir en busca del aire puro del primero, u optar por el misterio del segundo este fin de semana largo.

Ciudad del Fuego es uno de los atractivos que puede visitar en Caral. (USI)
Compartir

Este no es un fin de semana cualquiera. Es sábado y todavía tiene dos días más (lunes incluido) para relajarse. Si tiene un auto, por qué no dejar que este lo lleve a respirar el aire puro frente al mar, observando lobos marinos y flamencos, mientras retoza sobre una menuda capa de arena blanca que brilla como la plata por el sol que asoma en Ica.

Ese lugar es Paracas, en Pisco, a cuatro horas al sur de Lima. Una reserva con un mar frío pero cristalino que ofrece circuitos turísticos como el de las Islas Ballestas, donde los pingüinos se zambullen en el mar una y otra vez como escapando del bullicio de las loberas y de las aves cazadoras que anidan sobre farallones que son azotados por las olas. Para visitar este ecosistema solo tiene que ir muy temprano al Malecón El Chaco y tomar los deslizadores.

Al caer la tarde, no piense en volver, recuerde que el fin de semana no termina mañana. Por ello, puede alojarse en cualquiera de los resort que pueblan la bahía y donde lo recibirán con suites con jacuzzi, deportes náuticos y vistas privilegiadas del mar.

CIUDAD DEL FUEGO. Sin embargo, si el entorno marino estilo VIP no lo seduce y prefiere dormir bajo una carpa y hacer un poco de trekking para conocer parte de nuestra historia, le recomendamos, sin duda, la Ciudad Sagrada de Caral, en el distrito de Supe, provincia de Barranca, a unas tres horas de Lima.

En esta urbe de hace 5 mil años podrá apreciar hoy el ‘catu’ o mercado andino a través de una expoferia y de un festival gastronómico. Por la tarde, puede conocer los avances de las investigaciones mientras espera que el sol tiña de naranja las paredes de los recintos. La noche es ideal para disfrutar de una fogata, de música de andina y para efectuar el ancestral pago a la tierra.