22.SEP Domingo, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

La mafia china trafica cocaína en Perú

Viernes 13 de agosto del 2010 | 07:01

El ‘Dragón Rojo’ lleva droga a Estados Unidos y a Europa mediante ‘burriers’. También importa éxtasis.

La mafia también incursiona en la importación de drogas sintéticas. (USI)
Compartir

El Perú ya no está solo en la mira de los cárteles del narcotráfico de origen mexicano y colombiano. Con el último golpe de la Policía a una banda de origen chino que traficaba con cocaína y éxtasis habría quedado demostrado que los mafiosos asiáticos –con gran presencia en nuestro país– han incursionado en este “negocio’.

Fuentes policiales señalaron a Perú.21 que el grupo criminal, conocido como ‘Dragón Rojo’, trafica cocaína al extranjero desde 2008. Hasta hace unos años, estos delincuentes se dedicaban únicamente a la extorsión y al tráfico de personas y de mujeres para la prostitución en su comunidad.

Ahora estarían detrás de envíos de cocaína a Europa y a Asia, donde el kilo del estupefaciente, que en el Perú cuesta mil dólares, llega a valer hasta 150 mil dólares. Los cárteles asiáticos habrían establecido contacto con el ‘Dragón Rojo’.

El especialista en temas de narcotráfico Jaime Antezana sostuvo que el interés de las organizaciones chinas en el Perú obedece al crecimiento económico de la nación oriental. Esto ha generado un aumento en la demanda de la cocaína peruana.

“El Perú es un país muy atractivo para estas bandas por la calidad de la droga y el bajo precio, además de las rutas que manejan las organizaciones chinas que operan aquí para sacar los narcóticos al extranjero”, comentó. Antezana aseguró, además, que nuestro país también estaría en la mira de la mafia rusa.

PELIGRO. Pero la cocaína no sería el único negocio de los grupos chinos. Se sabe que estos han incursionado, igualmente, en la importación de drogas sintéticas, cuyo costo en China es de 1 dólar por pastilla. Aquí, cada unidad cuesta entre 10 y 15 dólares.

La Procuraduría Antidrogas del Ministerio del Interior también investiga diversos casos de narcotráfico en los que están involucradas organizaciones de las mismas características.

Sonia Medina, titular de esta instancia, aseguró que han sido capturados muchos “burriers’ ligados a esos cárteles. Sin embargo, “los detenidos jamás delatan a la persona que les dio la droga. Están amenazados de muerte”, manifestó. Este detalle complicaría la investigación. La funcionaria no descartó que en nuestro país también opere la mafia japonesa denominada Yakuza.

¿CÓMO TRABAJAN? La presencia del “Dragón Rojo’ en el Perú data de inicios de esta década. Comenzaron sus actividades delictivas con la extorsión a ciudadanos chinos en negocios como chifas, casinos, karaokes y tiendas.

Posteriormente, incursionaron en el tráfico de inmigrantes. Traían chinos al Perú para ser llevados a Europa y a Estados Unidos vía marítima, terrestre y aérea. A cada extranjero, la mafia le pedía entre 15 y 25 mil dólares.

Este pago incluía documentación falsificada para poder atravesar los controles con tranquilidad. Los cabecillas captaban a los inmigrantes en ciudades como Shangái. Para llegar a su destino pasaban por el Perú, Paraguay, Costa Rica, Panamá y Honduras.

Lo novedoso es que estos criminales estarían aprovechando las rutas de tráfico de ilegales para trasladar la droga mediante la modalidad de “burriers’. Las personas que llevan la cocaína son captadas en la misma China y traídas al Perú con la promesa de ser enviadas a los países de destino del estupefaciente sin pagar. Cabe indicar que, pese a esta nueva actividad, no han dejado de lado el tráfico de chinos.

En 2008, la Policía lanzó la primera advertencia de la proliferación de las bandas asiáticas en el rubro de la cocaína, tras la captura de un sicario colombiano. Este sujeto trabajaba para un capo chino que dirigía todo desde Asia. Se supo que el narco coordinaba con el “Dragón Rojo’.

Las autoridades temen que la organización oriental gane terreno, como ya ocurrió con los cárteles mexicanos. Estos también empezaron enviando “burriers’ al extranjero. Ahora, ante la demanda, llevan toneladas de cocaína en buques.