21.ABR Domingo, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

La euforia por los campeones no termina

Lunes 12 de julio del 2010 | 05:57

La selección española en pleno se presentó ante cientos de miles de personas que los esperaron y corearon sus nombres.

Pepe Reina, golero suplente, hizo las veces de maestro de ceremonias. (AP/ Canal N)
Compartir

La selección de España de fútbol, nueva campeona del mundo, se dio este lunes, tras su llegada a Madrid, un baño de multitudes durante varias horas en una capital española cubierta de rojo, después de ganar a Holanda (1-0) en la final del Mundial de Sudáfrica-2010, el domingo.

Luego de ser recibidos por la familia real y el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, la ‘Roja’ continuó su recorrido el centro de la ciudad en un autobús descapotable por un trayecto de unos 8 km durante más de cuatro horas y hacia las 23:20 (21H20 GMT) llegaron a su término, una explanada abarrotada de hinchas ante un escenario en el que los 23 jugadores hicieron de las suyas.

“Hemos conseguido otro sueño que teníamos desde pequeños”, “estoy orgulloso de tener estos compañeros, aunque sean muy cabrones”, bromeó el capitán, Iker Casillas, mientras que el portero suplente, Pepe Reina, presentó con su habitual humor a los campeones uno por uno, mientras estallaban fuegos artificiales.

Eran cientos de miles de personas las que querían ver a la nueva campeona del mundo, según una fuente del ayuntamiento de la ciudad, mientras la televisión pública hablaba de “por lo menos un millón” de personas, sobre los cuales varios aviones militares pasaron dibujando los colores de la bandera de España en el cielo de Madrid con humo rojo y gualda.