24.MAR Domingo, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Rafael Rey: "Mi figura ayuda en campaña"

Domingo 13 de junio del 2010 | 07:43

El ministro de Defensa asegura que el presidente comparte su preocupación por los procesos a oficiales de las Fuerzas Armadas.

Anuncia que prepara una norma para proteger a los oficiales procesados. (USI)
Compartir

Por Emilio Camacho

“¿Usted es caviar?”, me pregunta un sonriente Rafael Rey, antes de empezar esta entrevista. Sorprendido, respondo una generalidad. Empero, él insiste y me indica que su pregunta no tiene ninguna malicia. Al parecer, solo quiere identificar a sus archirrivales.

¿Hasta cuándo cree que dure como ministro?
(Sonríe) Eso no depende de mí, depende del presidente.

¿Y el presidente está satisfecho con su trabajo?
Pregúntele a él. Pero le puedo decir que el presidente coincide con lo que yo he dicho…

¿Sobre el respaldo que le ha dado a los oficiales procesados por derechos humanos?
Yo diría que sí.

Normalmente defiende a los oficiales procesados, pero esta semana señaló casos individuales, como el del general Juan Rivero Lazo. ¿En este punto también lo respalda el presidente?
No hemos hablado del tema. Ese día (el 7 de junio, Día de la Bandera) simplemente me felicitó por mi discurso. Tampoco es que los ministros tengamos tiempo para discutir con el presidente todo lo que decimos. Ahora, algunos se han centrado en los ejemplos (de oficiales procesados) que mencioné, pero nadie se ha ocupado de otras reflexiones que hice…

Estamos hablando de Rivero Lazo ministro, acusado por dar la orden para la creación del grupo Colina. ¿En realidad quiere comprarse ese pleito?
Yo lo que me quiero comprar y seguiré comprándome, no solo como ministro de Defensa, es el pleito siguiente: No importa de qué se le acuse, lo que hay que respetar es el proceso. No es lógico que una persona esté presa tantos años sin tener sentencia.

Estuvo muy molesto por la liberación de Lori Berenson…
No, no estuve ni molesto, ni exaltado por la liberación.

¿Indignado entonces?
Tampoco.

¿Así?
Declaré una sola vez a la prensa. Y lo que dije fue que hubiera preferido que el Poder Judicial no la liberara, sino que accionara el convenio con Estados Unidos para que terminara su condena cerca de su familia. Lo segundo que dije fue que no me parecía lógico que se evaluara si estaba arrepentida o no, o si había trabajado los días suficientes para redimirse; lo importante para mí hubiera sido saber si Berenson convivió, cuando estuvo presa, con las arrepentidas o con las que no están arrepentidas. Y lo último que dije fue que no me gusta lo que ha sucedido, pero es legal. Legalmente se acogió a un dispositivo que estuvo vigente.

Lo que parece es que hubo un sentimiento de indignación en el Gobierno, a pesar de que pudieron enterarse antes de lo que se venía, y su salida fue culpar a gobiernos pasados.
No se trata de gobiernos pasados, sino de hechos. El gobierno de Toledo, al que ustedes algunas veces favorecen, y ojalá que salga esto, dictó el Decreto Legislativo 927 (que permitió la liberación de Berenson), y este gobierno lo derogó. Solo hemos señalado hechos.

Pero el Poder Judicial actuó en base al informe del INPE, que es parte del Gobierno.
Eso no lo sé. Por eso le digo que lo que me gustaría saber es lo que ya le indiqué antes (sobre Berenson).

Estamos cerca de la Parada Militar, ¿nuestros oficiales van a volver a desfilar con armamento que no les pertenece?
(Sonríe) No creo. Si usted se refiere exclusivamente al tema de los tanques, y quiere que recordemos eso, se lo voy a recordar. Como la decisión técnica y política estaba tomada y los tanques habían sido enviados por la empresa, sin condición, se pensó que podía ser simpático para la gente que se viera lo que se iba a comprar.

¿Los tanques desfilaron para generar simpatía en la población?
Se mostraron los tanques por eso. Ya estaban los tanques aquí, en una guarnición.

Pensé que actuaban con criterio técnico, no para generar simpatía.
No me tome al pie de la letra, usted sabe que cuando a uno lo entrevistan responde de una determinada manera. Queríamos que la gente supiera cómo se avanza en las adquisiciones.

Bueno, la compra se detuvo para darle atención al tema del VRAE y adesastres naturales. ¿Eso no era obvio? ¿La prioridad no es lo del VRAE?
Sí.

¿Y entonces por qué pensábamos comprar tanques?
Yo no sé. Esa es una decisión que se tomó antes de que yo llegara. La decisión de que se renovaran estaba tomada por el Consejo de Seguridad antes de que fuera ministro. No me inventen cosas a mí, denme el crédito de lo que yo decidí, que fue razonable.

Explíqueme una cosa, el presidente dice en la OEA que no tenemos enemigos y ningún escenario de conflicto y, sin embargo, pensamos comprar tanques. ¿Cómo entender eso?
Eso pregúnteselo al Consejo de Seguridad que lo decidió, no me lo pregunten a mí. Yo lo encontré definido. La decisión mía fue postergarlo y defender la posición técnica de nuestra gente.

¿Es cierto que suspendió la última compra de fusiles porque recibió un llamado del embajador Michael Mc Kinley (de Estados Unidos)?
No, esa es la forma de interpretar las cosas de dos periodistas y de un medio de comunicación que no son ustedes. Y me extraña que ustedes, siendo un medio serio, tomen eso como premisa.

Solo se lo pregunto, ministro.
Y yo lo sé. Pero está haciendo su pregunta basándose en los informes que le menciono.

¿No quiere que lea a mis colegas?
No, no. Por supuesto que quiero. Y me alegro que me lo pregunte, porque me permite decirle que cuando cualquier persona, embajador o no, venga a mi despacho, a darme a conocer posibles irregularidades que se estén cometiendo, recibirá, siempre, la misma atención y el mismo interés de mi parte. En este caso se me acercó una empresa que había sido descalificada (del concurso para la compra de fusiles), y porteriormente el embajador americano, en momentos distintos. Lo que hice fue atenderlos, y programar una reunión con el comité del Ejército que estaba interviniendo en esa licitación, para revisar las pruebas que se habían hecho para la adquisición de los fusiles.

¿Pero internamente usted no estaba enterado de las irregularidades en el proceso?
No, hombre, si yo me hubiera enterado, internamente, lo paro sin que nadie me lo diga.

Hace poco le dio una entrevista a El Comercio en la que pedía que se investigara a los procesados por el caso BTR, entre ellos a Jorge del Castillo, pero luego hizo unas precisiones…
Lo mencioné de paso, porque hubo una pregunta que no apareció, y ojalá que esto también salga. Lo que pasa es a veces los periodistas hacen una pregunta y uno la responde, pero en la edición se omite esa pregunta y uno queda como citando algo.

¿Usted no quiere que se investigue a Jorge del Castillo?
No es que quiera o no quiera. Lo que yo dije es que se investigue a todos. Y me preguntaron, ¿también a Jorge del Castillo?. Y yo respondí: Por supuesto, si él es el primer interesado en que se le investigue.

¿Si usted piensa que sí se debe investigar a Del Castillo qué tenía que aclararle a El Comercio?
Es que lo que apareció en el titular era otra cosa. El titular decía que yo pedía que se investigue a Del Castillo.

¿Usted hizo esta aclaración después de conversar con Del Castillo?
Por iniciativa mía. Ese titular no reflejaba lo que yo sentía.

¿Y usted siempre siente la necesidad de darle explicaciones sobre sus declaraciones a Jorge del Castillo?
No. Pero me parecía injusto la forma en la que se había presentado la entrevista, para él y para mí. Y, en efecto, él estaba dolido. Lo llamé para decirle que iba a agradecer la entrevista, pero también a hacer la aclaración.

¿Y esa va a ser su línea de conducta a partir de ahora? ¿Siempre va hacer aclaraciones a sus entrevistas?
No, no te preocupes viejo, eso dependerá de cómo edites esta entrevista. Pero puedes estar seguro, que siempre he actuado de esta manera. Por eso, hay medios que no me ven bien, porque no permito que se me tergiverse. Y muchas veces ni siquiera consigo que se rectifiquen.

¿Está muy preocupado por la lectoría de los diarios?
En qué sentido.

Bueno, hace un tiempo dijo que las ventas del diario La Primera eran una porquería.
No pienso hablar de otro medio con ustedes, y menos de La Primera que siempre tergiversa lo que digo. Ese es mi derecho.

¿Por quién va a votar en Lima? ¿Por el candidato de su amigo José Barba o por su ex aliada Lourdes Flores?
El voto es secreto. Pero si dejo de ser ministro antes de las elecciones, ya veremos cuál será mi voto.

¿Cuál va a ser el destino de su partido, Renovación?
Eso lo decidirá el partido.

¿Y tienen militantes para tomar esa decisión?
Más de lo se exige legalmente para hacerlo. Y la pregunta va en la línea de minimizar o ridiculizar a Renovación Nacional. Y yo no tengo problema, a mí me molestan las falsedades, pero no la ironía. Y en respuesta a lo que yo considero una ironía le diré: Muchos periodistas ridiculizan a Renovación como agrupación política, pero a la hora de los votos el pueblo dice otra cosa. En el ‘95 le ganamos al PPC. Y Rafael Rey, ese líder que para algunos es un exagerado, un montesinista, un conservador y derechista, sacó 700 mil votos para el Parlamento Andino.

¿Y si están tan convencidos de su fortaleza por qué no se han presentado en estas elecciones?
Porque soy ministro de Estado.

Pero no es el dueño de su partido.
No soy el dueño, pero soy el presidente, y evidentemente puedo ayudar en la campaña. Eso no lo puedo desconocer, la figura de Rafael Rey ayuda en una campaña, mis candidatos estarían en desventaja.

¿Usted es indispensable para su partido?
Yo no he dicho indispensable, he dicho que ayudo.