24.JUN Lunes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Gobierno italiano combatirá contra la pena de muerte en la ONU

Martes 02 de enero del 2007 | 12:00

Compartir
ROMA.

El gobierno italiano se comprometió este martes oficialmente a reabrir el debate dentro de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para que se suspenda en el mundo la pena de muerte, pocos días después de la ejecución en la horca del ex dictador iraquí Saddam Hussein.

Italia, que a partir de enero del 2007 forma parte por dos años del Consejo de Seguridad de la ONU, anunció que propondrá una moratoria mundial de la pena capital ante la Asamblea de Naciones Unidas, en un comunicado oficial de la jefatura del gobierno.

Los mecanismos para que el tema sea incluido en la agenda de la ONU no fueron especificados y no se excluye que convoque una asamblea extraordinaria y reúna firmas a favor de una resolución sobre el tema.

La víspera, el primer ministro Romano Prodi prometió que su gobierno de centro izquierda se movilizará para que "el Consejo de Seguridad de la ONU logre la condena de la pena de muerte por parte de todos los países, una empresa difícil pero que con el tiempo se logrará", dijo.

La decisión de Italia de lanzar una campaña mundial contra la pena de muerte fue tomada tras la ejecución, en la madrugada del sábado, de Saddam Hussein en Irak.

Inmediatamente después del ahorcamiento, el jefe de gobierno italiano manifestó su "firme contrariedad" a la ejecución de Saddam y recordó que Italia desde hace varias décadas combate en primera fila contra la pena capital.

La iniciativa del gobierno italiano no es nueva y responde a los pedidos del Partido Radical, miembro de la coalición de centro izquierda, que desde hace varios años pide una moratoria de la pena de muerte, por ser un castigo cruel e inhumano.

Italia indicó que consultará a sus aliados europeos, todos contrarios a la pena capital, en una reunión de los 27 países de la Unión Europea prevista para el 11 de enero.

A finales de los años 90, se fundó en Italia una asociación mundial contra la pena de muerte formada por organizaciones religiosas y de defensa de los derechos humanos de Europa, Estados Unidos, Asia y Africa.

El objetivo de la asociación era sensibilizar a la opinión pública mundial para que "entienda que se trata de un instrumento del pasado, como la tortura o la esclavitud", según los organizadores.

La primera vez en la historia que fue abolida por un Estado la pena capital fue el 30 de noviembre de 1797 por parte del Ducado de Toscana (centro-norte de Italia), en aquella época una realidad nacional independiente.

Desde finales de los años noventa, cada vez que es conmutada una pena capital en el mundo, el Coliseo de Roma, símbolo de las atrocidades cometidas contra los cristianos, se ilumina con luces especiales.

En junio del 2001, también en el Coliseo, se festejó con una ceremonia oficial la derogación de la pena de muerte en Chile, decidida por el gobierno del presidente socialista Ricardo Lagos el 28 de mayo de ese mismo año.

Según datos de organizaciones humanitarias, en los últimos 30 años ha crecido notablemente la voluntad de abolir la pena capital: de 21 países que la suprimieron para todos los crímenes en 1970 se pasó a 76 en el 2002.

Según un informe de Amnistía Internacional: 88 países y territorios han abolido la pena de muerte para todos los delitos; 11 países para todos los delitos, excepto los excepcionales, como los cometidos en tiempo de guerra.

Un total de 29 países pueden considerarse como abolicionistas de hecho, pues mantienen en su legislación la pena de muerte pero no han llevado a cabo ninguna ejecución en los últimos 10 años.

En 2004 fueron ejecutadas 3.797 personas en 25 países y otras 7.395 personas fueron condenadas a muerte en 64 países.

En ese mismo año, un 97% de las ejecuciones tuvieron lugar en China, Estados Unidos, Irán y Vietnam.

Fuente: AFP