19.JUL Viernes, 2019
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Cenzano debe S/.489 millones a Sunat

Miércoles 21 de abril del 2010 | 07:01

Las deudas corresponden a diversas empresas del congresista aprista. Su hija y ex esposa afrontan un juicio por defraudación tributaria.

Tomás Cenzano debe más de una explicación. (USI)
Compartir

Por Helio Ramos/ Rudy Palma

Si no pide más aplazamientos, esta mañana debe acudir a la Comisión de Trabajo del Parlamento el congresista aprista por Puno Tomás Cenzano Sierralta. El legislador –conocido como ‘Tomy’ en los círculos relacionados a los negocios del oro– fue convocado para aclarar su participación en la Minera Ayapata, responsable de la muerte de 12 personas ocurrida a fines de marzo en la zona de Mukumayo, en Carabaya (Puno).

Pero, además de deslindar su responsabilidad, ‘Tomy’ tiene mucho más que aclarar. Perú.21 accedió a información que demuestra que el parlamentario aprista le adeuda a la Sunat cerca de S/.500 millones a través de diversas empresas ligadas a él.

Al conocido caso de la desaparecida minera Media Naranja 1000 –que presenta un saldo no pagado de S/.240 millones, como dio cuenta Perú.21 – se suman las obligaciones incumplidas de otras cuatro compañías mineras relacionadas con Cenzano.

Es el caso de Oro del Sur (Juliaca), que no ha pagado S/.135 millones provenientes de un proceso de fiscalización de 1998 debido a que no sustentó el crédito fiscal al que se había acogido. La vinculación quedó establecida porque la entonces esposa del legislador, Doris Delgado, firmó una notificación que la Sunat envió al domicilio fiscal de la empresa deudora.

Metalúrgica Andina, cuyo gerente general es Moisés Cenzano (hermano del congresista), también ha sido fiscalizada por el organismo recaudador, resultando con una deuda de S/.30 millones. En esta compañía se encuentra casi la mayoría de los bienes y activos de la desaparecida Media Naranja, pero los intentos de cobranza han resultado infructuosos porque el campamento minero se halla en lugares inaccesibles de Juliaca.

En el caso de Oro del Sol –firma en la que su hija Blanca Cecilia Cenzano Delgado fue gerente y socia, y hoy es procesada por defraudación (ver facsímil)–, la obligación tributaria llega a S/.84 millones. Otra empresa vinculada a Cenzano es la minera Inti S.A. (que opera en La Rinconada, distrito de Ananea, provincia de San Antonio de Putina), que tiene una deuda pequeña de S/.20 mil. Cenzano participó en esta compañía como representante legal.

CÓMO COBRARLE. Fuentes de Perú.21 en el Ejecutivo señalan que la única posibilidad de establecer una demanda judicial directa contra el legislador sería comprobando que incurrió en delito tributario (como en el caso de sus familiares).

En cuanto a la deuda de Media Naranja 1000, el problema de la cobranza surge porque, en 2009, dicha firma se acogió a un proceso concursal en el Indecopi, con lo cual se debe esperar a que esta instancia resuelva la manera en que los acreedores (entre ellos, la Sunat) recuperen las obligaciones incumplidas.

En tanto, la Sunat estaría evaluando –según la situación de cada empresa deudora– entablar un proceso de responsabilidad solidaria contra Cenzano. Se trata de un procedimiento interno que efectúa la autoridad tributaria, disponiendo que las acciones de cobranza (retenciones bancarias, embargos, etc.) se ejecuten sobre la persona procesada, en este caso, el congresista aprista.

DEFRAUDACIÓN. Pero hay más que Cenzano tendría que explicar. También debería aclarar cuál es el grado de participación de su hija, su ex esposa y sus ex cuñados Jorge Luis y Nurimar Delgado en la defraudación tributaria y el contrabando de oro fino en los que se hallan involucrados.

Se trata de la apropiación ilícita del IGV (18%) en la comercialización del oro entre diciembre de 1997 y febrero de 1999, lo cual le significó al país una defraudación tributaria por más de US$50 millones. Este proceso –complejo porque se acumularon siete expedientes vinculados con el negociado del metal precioso– se ventila hoy en el Colegiado ‘A’ de la Sala Penal Nacional, a cargo de la vocal Luz Victoria Sánchez Espinoza.

Tanto su hija como su ex esposa y sus ex cuñados fueron denunciados en el 2000 por la Sunat por defraudación tributaria, defraudación de rentas de aduana, contrabando, delito contra la fe pública (falsificación de documentos) y otros.

Según el dictamen fiscal –que pidió ocho años de cárcel para cada uno–, se determinó que todos ellos (familiares de Cenzano) participaron en una cadena de comercialización de oro fino con empresas exportadoras a las que, gracias a una norma sobre beneficio exclusivo para compañías peruanas, se les devolvía montos importantes por IGV. Así, crearon firmas como Oro del Sur y Oro del Sol, que acopiaban el apreciado mineral incluso a través del contrabando proveniente de Bolivia.

El oro acopiado era vendido a los trades que se encargaban de contactar con las exportadoras autorizadas. En las operaciones de Oro del Sur y de Oro del Sol –según denunció la Sunat en el año 2000– está acreditada la participación de Cenzano como propietario de Metalúrgica Andina. No obstante, no está incluido en el proceso judicial.

LOS MUERTOS. Además de las 12 muertes de Ayapata (31/3/2010) –minera que le pertenece al congresista, aunque alega que transfirió el 45% de acciones a su hijo y el resto a trabajadores–, a Tomás Cenzano se le responsabiliza de trágicos sucesos que han ocurrido en otros asentamientos mineros. El 3 de abril, en La Rinconada, fallecieron tres mineros por inhalar gases tóxicos.

Según pudo conocer Perú.21, el parlamentario tiene participación en las concesiones que pertenecen a la Corporación Minera Ananea S.A. Las actividades informales que se realizan en esta unidad operativa son de tal envergadura que, se estima, existen más de 15 mil mineros artesanales.

De acuerdo con la fuente, el legislador tiene en el lugar (sectores de Cuatro Amigos y Riticucho) dos plantas concentradoras cuya propiedad es de Cenzacom S.R.L. y de Minera Inti S.A., que actúan como grandes contratistas.

Pero el congresista puneño está vinculado también a Winchumayo, el campamento donde, en la primera semana de marzo de 2009, un alud sepultó a 10 trabajadores. En aquel entonces, Cenzano reconoció tener el 33% de las acciones en la concesión minera Chibolo 2. Su socio era el burgomaestre de Ituata, Roger Saya Tapara, con quien luego se enemistaría.

Ello quedó en evidencia el 4 de octubre del 2009, cuando se produjo un enfrentamiento armado entre mineros informales en los límites de Ituata y Ayapata, distritos de Carabaya. En el incidente fallecieron tres personas. Dirigentes de la zona, entre ellos Ermelio Escenaro, sindicaron a Cenzano como el autor intelectual del ataque al campamento controlado por Saya Tapara, ex socio del parlamentario.