15.JUN Sábado, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Cuenta atrás para "Episodio III":Ofensiva publicitaria y largas colas

Miércoles 11 de mayo del 2005 | 12:00

Compartir
Los Angeles, 11 may (dpa) - Con la resistencia de un caballero jedi, Justin Sewell lucha desde hace casi seis semanas por el primer lugar en la cola para comprar entradas para "La guerra de las galaxias".

Con un total de 500 horas de espera delante del Graumans Chinese Theater en Hollywood, el californiano de 24 años está en el tercer puesto. Delante de él, esperan una joven australiana y un estudiante. Detrás, una larga fila de más de 150 fans, que tratan de acomodarse en la acera con sillas plegables, esterillas o tiendas de campaña.








El hecho de que posiblemente estén haciendo cola delante del cine equivocado para el estreno mundial de "La guerra de las galaxias: Episodio III - La venganza de los Sith" este 19 de mayo no parece molestar al productor de DVDs Sewell.








Ya para el Episodio I y el II acampó delante del famoso Graumans Chinese, el "mejor cine del mundo", donde "La guerra de las galaxias" celebró su estreno mundial en 1977.








Por las dudas, sin embargo, estos obstinados fans compraron entradas para el pase de medianoche en el cine en el que se celebrará el estreno oficial, a unas manzanas de allí.








Más odioso resulta para los fans estadounidenses un maratón de "La Guerra de las Galaxias" previsto para el 16 de mayo en Londres, y del que tienen una profunda envidia, según palabras de Sewell.








Tres días antes del estreno oficial, el creador de la saga, George Lucas, presentará las seis películas en la capital británica. Un día antes, el "Episodio III" se presentará en el Festival de Cannes.








De todas maneras, el director residente en San Francisco no renunciará a celebrar el estreno mundial en exclusiva en su patria, cobrando a cambio hasta 1.100 dólares por entrada.








Este jueves 12 de mayo "La venganza de los Sith" se exhibirá en diez ciudades estadounidenses, entre ellas Los Angeles, Nueva York y San Francisco. Los ingresos de esas proyecciones especiales se destinarán a fines benéficos, entre ellos, a apoyar hogares de niños y hospitales.








El mismo aportará un generoso cheque, aunque eso no lo afectará mucho. Después de todo, las cinco primeras películas de la saga recaudaron a nivel mundial 3.500 millones de dólares.








Sólo el primer film supuso para sus creadores desde 1977 un ingreso de más de 460 millones de dólares en las taquillas estadounidenses, lo que ubica a la película en el segundo lugar de la lista de las más exitosas de Hollywood después de "Titanic".








Otros 9.000 millones de dólares se facturaron por la venta de artículos relacionados con los personajes Luke, los jedi y compañía, según "Los Angeles Times".








La ofensiva publicitaria podría alcanzar una nueva dimensión con este último episodio. Desde Darth Vader en envases de palomitas hasta los gruñidos de Chewbacca sonando en los teléfonos móviles, nunca antes la empresa Lucasfilm había autorizado la comercialización de sus conocidos personajes para la venta de tanta cantidad de productos diferentes, dijo el empleado de Lucas Howard Roffman a la revista especializada "The Hollywood Reporter".








"Después de todo, en los últimos 28 años se establecieron tan fuertemente como iconos culturales que está bien divertirse un poco con ellos", justificó Roffman la inmensa cruzada publicitaria.








El clima de fin de época que se respira entre los fans de "Star Wars" podría impulsar aún más el negocio. Y es que con el "Episodio III" realmente llega el final, como aseguró Lucas ante los periodistas. El director de 60 años quiere dedicarse a sus propias "pequeñas películas personales y artísticas", anunció.








El fan de "La Guerra de las Galaxias" Jeff Tweiten de Seattle (estado de Washington) no anhela otra cosa que se acabe la larga espera. El 19 de mayo habrá cumplido 139 días sobre un pequeño sofá delante de dos cines.








De esta manera, este artista de 25 años habrá batido su propio récord del "Episodio II" del año 2002 en tres días.








En una entrevista con "Newsweek" explicó así su increíble resistencia: "Me pongo muy pronto en la cola para demostrar a América que también nos relajamos a veces, disfrutamos de la vida y esperamos con alegría las cosas que nos tocan el corazón".