19.FEB Martes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Ejército de Israel prosigue ofensiva en Gaza y mata a siete palestinos

Jueves 02 de noviembre del 2006 | 12:00

Compartir
BEIT HANUN.

Los soldados israelíes mataron el jueves a siete palestinos en Beit Hanun, en el norte de la franja de Gaza, llevando a 15 el número de muertos desde el lanzamiento de su operación militar el miércoles al amanecer, informaron fuentes médicas.

El presidente palestino, Mahmud Abas, pidió a Estados Unidos que intervenga para que cese la ofensiva israelí, una de las más importantes en la franja de Gaza desde el secuestro de un soldado israelí el 25 de junio por parte de grupos palestinos armados.

Entre las víctimas del jueves figuran dos activistas del movimiento islamista Hamas y otro de los Comités de la Resistencia Popular, según varios testigos.

Uno de los miembros de Hamas murió por la noche en un ataque aéreo israelí contra el campo de refugiados de Jabaliya.

En un segundo ataque aéreo contra el mismo campo murieron dos civiles, aunque una fuente médica había señalado antes de que se trataba de miembros de las Brigadas Al Qassam, el brazo armado de Hamas.

Sin embargo, Israel afirmó que estos dos palestinos "eran responsables del lanzamiento de cohetes el jueves contra la ciudad israelí de Sderot".

Entre los muertos también está una mujer que fue alcanzada por disparos israelíes cuando protestaba cerca de una mezquita en la que se refugiaron unos cien hombres después de que el ejército israelí ordenara a todos los varones de entre 16 y 45 años que se trasladaran a un estadio, según varios testigos y fuentes médicas.

Tras dos horas de asedio, el ejército se retiró y los hombres la abandonaron.

El miércoles, la ciudad de Beit Hanun volvió a ser ocupada totalmente y cercada por tanques israelíes antes de la madrugada y ocho palestinos, cinco de los cuales eran activistas armados, perdieron la vida.

Desde entonces las fuerzas israelíes llevan a cabo ataques aéreos. En las calles se registran combates entre soldados israelíes y palestinos armados, según testigos.

En la noche del jueves, la artillería israelí abrió fuego sobre un sector desde donde se habían lanzado cohetes contra Israel, indicó un portavoz del ejército.

Precisó que uno de estos artefactos cayó sobre Sderot, en el sur de Israel, hiriendo ligeramente a una persona.

El ejército israelí pirateó las ondas de las radios locales en la franja de Gaza para difundir mensajes en árabe llamando a los habitantes de Beit Hanun "a permanecer en sus hogares hasta nueva orden".

El ejército israelí anunció que llevó a cabo una operación contra hombres armados en Beit Hanun, arrestó a tres activistas y efectuó allanamientos.

Israel afirma que la incursión en Beit Hanun, llamada "Nubes de otoño", está destinada a impedir que los grupos armados palestinos se fortalezcan y poner fin a los disparos de cohetes palestinos desde ese sector hacia el sur de Israel.

A pesar de la presencia del ejército israelí, 11 cohetes artesanales disparados desde la franja de Gaza cayeron en el sur de Israel desde el miércoles sin que se registrasen víctimas.

El comandante israelí de la región militar sur, el general Yoav Galant, declaró a la radio militar israelí que "nuestro objetivo es ejercer una presión permanente sobre los terroristas para dificultar los disparos de cohetes (hacia el sur de Israel)", agregó el general.

Mahmud Abas "volvió a condenar con firmeza los crímenes israelíes cometidos en Gaza, que constituyen una violación flagrante contra nuestro pueblo", dijo el jefe negociador palestino, Saeb Erakat, tras una entrevista de Abas con el emisario estadounidense para Oriente Medio, David Welch.

Por su parte, el primer ministro palestino, Ismail Haniyeh, del movimiento Hamas, afirmó que la "opción terrorista y militar" de Israel fracasará.

Al ser interrogado sobre la ofensiva israelí en Beit Hanun, el portavoz estadounidense del Departamento de Estado recordó que los disparos de cohetes contra el territorio israelí desde Gaza "siguen siendo incesantes", y afirmó que Israel "tiene derecho a defenderse", aunque pidió moderación a ambas partes.

Con los últimos fallecimientos, son 5.479, en su mayoría palestinos, los muertos desde que empezó la segunda Intifada, en septiembre de 2000, según un cálculo de la AFP.