17.NOV Sábado, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados

Conmoción en Corea del Sur por el suicidio de un ex presidente

Sábado 23 de mayo del 2009 | 01:46

Roh Moo Hyun, de 62 años, se lanzó a un barranco y dejó una nota pidiendo perdón a sus familiares. Los surcoreanos aseguran que no aguantó la presión de ver su imagen política manchada con una investigación por corrupción.

Compartir

Agencias/Perú21.pe. El suicidio del ex presidente surcoreano Roh Moo Hyun ha desatado una ola de consternación y tristeza en Corea del Sur, incluso sus oponentes políticos se mostraron conmocionados.

Los surcoreanos en todo el país seguían incrédulos e intrigados al mismo tiempo, tras la información difundida por la radio y la televisión, que daba los detalles de la muerte del ex mandatario de 62 años, que se quitó la vida saltando por un barranco cerca de su casa.

Roh Moo Hyun le pidió a su guardespaldas que lo acompañara a dar un paseo y luego se lanzó al barranco. Dejó una nota para sus familiares en las que les pedía perdón por todos los inconvenientes que han tenido que pasar y les pedía que incineraran su cuerpo.

Las investigaciones policiales para esclarecer las circunstancias exactas de su muerte continúan. En tanto, sus conciudadanos lo tienen claro: Roh actuó dejándose llevar por la desesperación. La sospecha de corrupción que pesa sobre el ex mandatario, que tomó posesión de la presidencia con fama de “hombre limpio”, minó su credibilidad.

Los surcoreanos coinciden en que no vio otra salida que el suicidio. Roh, que durante su carrera como político dividió a menudo las opiniones. Al abogado defensor de los derechos humanos y marginado político también le reprochan desánimo y una excesiva susceptibilidad. El político de orientación socialdemócrata se mostraba a menudo irascible ante críticas contra su sus ambiciosos planes de reforma, aunque siempre mostraba cierta ironía hacia sí mismo.

“Roh era gracioso y humano, más que serio y solemne”, aseguró el cantante Im Hyung Joo, de 23 años, que actuó durante la ceremonia de investidura de Roh en febrero de 2003, en televisión. “Sigo sin poder creer esta noticia”.

Al final de su vida Roh tuvo que asumir un deterioro de su imagen pública. A finales de abril se convirtió en el tercer ex presidente en ser llamado a declarar ante la Fiscalía.

Los otros dos ex jefes de estado aún con vida, los generales retirados Chun Doo Hwan y Roh Tae Woo, representaban para Roh Moo Hyun, en parte, la vieja política de la represión, contra la que se rebeló durante una etapa de su vida.

Roh había reconocido en su página web que su mujer Kwon Yang Sook aceptó dinero del fabricante de calzado Park Yeong Cha, que se encuentra en medio del escándalo.

Park está en prisión preventiva por supuestos sobornos a políticos. Roh escribió que el dinero que recibió su mujer iría destinado a pagar deudas y negó que se tratara de un soborno. Aseguró que se enteró del pago del dinero después de finalizar su mandato.