15.FEB Viernes, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Rómulo León dice que lo protegen “humildes compañeros de provincias”

Miércoles 12 de noviembre del 2008 | 08:23

En una misiva divulgada esta noche, el prófugo ex ministro aprista reiteró que se pondrá a disposición de la justicia y desmiente lo dicho por el titular del Interior que dijo que amigos poderosos lo protegen. Calificó de patético el ofrecimiento de los 100 mil nuevos soles de recompensa por su captuta.

La carta fue escrita de puño y letra por León Alegría y fue difundida por los medios de comunicación. (América).
Compartir

El ex ministro aprista Rómulo León Alegría, a través de una carta difundida esta noche, señaló que se entregará a la justicia y reiteró que se está intentando fabricar un delito a raíz de sus conversaciones telefónicas, cuando en realidad, dijo, el único delito real es el de la interceptación.

La misiva fue difundida por CPN Radio, y les fue entregada “por una fuente confiable” en fotocopia y escrita a puño y letra por el ex funcionario, principal implicado en el escándalo petrolero, conocido como ‘Petrogate’.

“Tranquilos, voy a ponerme a disposición de la justicia. Soy el primer interesado en que la verdad se abra paso. Solo espero (que) el Poder Judicial cautele mi elemental derecho a la libertad”, afirma.

El principal implicado en el caso del ‘Petrogate’, se mostró desafiante con el gobierno al calificar de infamia y absurda especulación las acusaciones en su contra.

“Ministro (Yehude) Simon no me pida sacrificar mi libertad para tranquilizar la desesperación. Desesperado podría estar yo. Pende sobre mí, una orden de captura sin que se den los requisitos indispensables para adoptar tal medida. He sido estigmatizado ante todo el país y se ha llegado a sostener públicamente la falsa disyuntiva entre el delito de corrupción y delito de interceptación. Qué ejemplo, ¿es que el fin justifica los medios? ¿es la moral que se predica?”, agregó.

Asimismo, rechazó que tenga “amigos poderosos” que lo protejan, tal como lo dijo el ministro del Interior, Remigio Hernani. Señaló que son “humildes compañeros de provincias” quienes lo protegen.

“Diré que en efecto me protegen personas poderosas pero no porque tengan posición o dinero, no. Son humildes compañeros de provincias que creen en mi inocencia. Son poderosos porque tienen el valor de la fe aunque se conduelen del abuso y la calumnia. Poderosos porque tienen generosidad”, afirmó.

LA CARTA. Pones a disposición de los lectores el íntegro de la carta difundida por CPN Radio y horas después por RPP.

“He sostenido y sostengo que en esto de los petroaudios no hay delito solo hay escándalo. Hoy debo añadir que como consecuencia del escándalo se ha fabricado un culpable. Ahora se sienten obligados a encontrar un delito. Por eso tanta infamia, tanta absurda especulación, tanta cacería de brujas que no llevará a resultados. Sí ya fabricamos el culpable ahora fabriquemos el delito, parece ser la consigna. Un absurdo jurídico, una irresponsabilidad política, peor aún, una inmoralidad (…).

Durante los 36 días trascurridos desde la delictuosa difusión de audios editados que reproducen comunicaciones privadas, estamos asistiendo a la presentación desesperada de telenovelas, de infamias descartables.

Ministro Simon no me pida sacrificar mi libertad para tranquilizar la desesperación. Desesperado podría estar yo. Pende sobre mí orden de captura sin que se den los requisitos indispensables para adoptar tal medida. He sido estigmatizado ante todo el país y se ha llegado a sostener públicamente la falsa disyuntiva entre el delito de corrupción y delito de interceptación. Qué ejemplo, ¿es que el fin justifica los medios? ¿es la moral que se predica?

Felizmente, el cardenal Juan Luis Cipriani nos acaba de decir. No debemos aceptarlo, no podemos relativizar el mal según los resultados. Téngase en cuenta además que en mi caso, la corrupción es presunta, en cambio el delito de interceptación es evidente.

Quizá la desesperación que siente el gobierno sea por su incapacidad manifiesta para resolver los problemas de la gente. Solo así se especifica el patético ofrecimiento de dinero por mi captura. Tranquilos, voy a ponerme a disposición de la justicia. Soy el primer interesado en que la verdad se abra paso por sí misma. Pero solo espero que el Poder Judicial cautele mi elemental derecho a la libertad.

Diré que en efecto me protegen personas poderosas pero no porque tengan posición o dinero, no. Son humildes compañeros de provincias que creen en mi inocencia. Son poderosos porque tienen el valor de la fe aunque se conduelen del abuso y la calumnia. Poderosos porque tienen generosidad.

Finalmente, reitero que mi actividad profesional la he desarrollado con honestidad y eficiencia limitándome a intermediar para facilitar la presentación y acercamiento de una empresa privada extranjera ante las dependencias del Estado, sin intervención alguna ni interés de obtener beneficios o causar perjuicios indebidos para las entidades publicas o privadas”.