13.NOV Martes, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados

Rompen la pierna a bebé durante una cesárea

Lunes 01 de octubre del 2007 | 12:00

Padres denuncian negligencia médica y abusos en el hospital Santa Rosa. Señalan que médicos tienen preferencias por pacientes no asegurados por el SIS.

Compartir
Padres denuncian negligencia médica y abusos en el hospital Santa Rosa. Señalan que médicos tienen preferencias por pacientes no asegurados por el SIS.

Winston Chávez Díaz, de 42 años, camina de un lado a otro por los pasillos del hospital Santa Rosa, en Pueblo Libre.

Va en busca de una explicación que lo tranquilice, pero nadie se la da. El hombre solo sabe que su hija de apenas unos días de vida ha sido operada por una fractura en el fémur, producida en el momento de su nacimiento que fue con una cesárea.

"Mi bebé vino al mundo en óptimas condiciones. La lesión es resultado de una mala maniobra médica, una negligencia que no pienso pasar por alto", refiere Winston.

Denunció que los médicos trataron de minimizar la situación y que le ocultaron información sobre el verdadero estado de su hija. "Ni siquiera he visto las placas ni sé de qué pierna está mal", agrega.

Ahora, solo le queda rezar por la recuperación de la pequeña Luisa Abigail, pues el hospital -asegura- no se ha hecho responsable.

LOS HECHOS.

La pesadilla para la familia Chávez empezó en el último mes del embarazo de Consuelo Rojas Guevara (25), esposa de Winston.

"Llegamos al hospital Santa Rosa mediante el Seguro Integral de Salud (SIS). Las ecografías que hicimos en un centro particular indicaban riesgo para el feto, por lo que nos recomendaron realizar la cesárea lo antes posible", dijo.

La falta de suficiente líquido amniótico y una mala postura para nacer hacían necesaria la intervención. Pero, de acuerdo con el denunciante, el personal del hospital Santa Rosa simplemente los ignoró por venir a atenderse a través del SIS.

"Nos hicieron esperar diez días, entre exámenes y pruebas. Sufrimos maltrato de los médicos y enfermeras que preferían atender a gente que pagaba su plata", se quejó Winston Chávez.

El día programado para la operación -28 de setiembre-, Consuelo Rojas tuvo que esperar seis horas con los dolores antes de pasar a la sala de parto.

Dos días después, su hija era intervenida. Según los galenos era una lesión producida por la contracción del útero al momento de la extracción.

Sin embargo, lo peor estaría por venir. La pequeña Luisa estará cuatro semanas internada en el Santa Rosa. Durante ese tiempo, su madre tendrá que dormir sentada, a su lado, pues el centro de salud se ha negado a proporcionarle una cama, a pesar de estar recién operada. Los Chávez Rojas piensan continuar con la denuncia para evitar más abusos contra los asegurados del SIS. Hoy se dirigirán a la Defensoría del Pueblo y a la Fiscalía.