16.OCT Martes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Se profundiza crisis política en Bolivia

Viernes 30 de septiembre del 2005 | 12:00

Compartir
LA PAZ, Set 30 (AFP) -

Distintos factores seguían enrareciendo el ambiente político en Bolivia, donde cada vez parece más verosímil la posibilidad de que se aplacen las elecciones del 4 de diciembre.

La sombra del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, obligado a renunciar por una rebelión popular en octubre de 2003 tras catorce meses de ejercicio, parecía proyectarse sobre los conflictos que ponen al país en riesgo de "eclosión social", según la titular de Diputados, Norah Soruco.

El ex gobernante y candidato presidencial Jorge Quiroga responsabilizó directamente a seguidores del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada de crear un clima de incertidumbre política en Bolivia y "boicotear las elecciones" del 4 de diciembre.

"El gonismo (línea afín a Sánchez de Lozada) ejercitó su hegemonía sobre este país durante los últimos 18 años, ahora que esa corriente ingresó a su fase final y que el país ya no les sirve para sus objetivos, los voceros gonistas parecen decididos a deshacerse de Bolivia", agregó el ex mandatario (2001-2002).

Quiroga pareció hacerse eco de los intensos rumores de que Sánchez de Lozada pretende evitar a cualquier precio una eventual victoria electoral del socialista Evo Morales, primero en la intención de voto, que prometió acelerar un proceso judicial contra el ex gobernante.

El ex diputado socialista Jerjes Justiniano también estimó que el partido de Sánchez de Lozada intenta impedir la realización de las elecciones para evitar que prospere un proceso judicial en curso por cargos de genocidio.

La rebelión popular que depuso a Sánchez de Lozada en 2003 se saldó con la muerte a balazos de unos 60 civiles en la vecina ciudad de El Alto y cuyos familiares realizaron un mitin la víspera cerca de la embajada de Estados Unidos para exigir su extradición desde Washington, donde vive en autoexilio.

Un fallo del Tribunal Constitucional, elegido durante la gestión de Sánchez de Lozada, que ordena la redistribución de escaños parlamentarios a partir de criterios demográficos, creó el enfrentamiento regional que pone en riesgo la fecha de la consulta popular.

A pesar de haber realizado varias reuniones, los políticos continuaban buscando consensos para aplicar la nueva distribución de los 157 legisladores, mientras otros recursos de inconstitucionalidad de las elecciones están en revisión en el Tribunal.

"No debemos olvidar que el presidente del Congreso es del MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario, el partido de Sánchez de Lozada), que el presidente de la Comisión de Constitución del Congreso (encargado de promover el juicio) es del MNR y que, finalmente, el Tribunal Constitucional está hegemonizado por el MNR", alertó Justiniano.

Un candidato a senador de las listas de Quiroga, Rafael Loayza, prometió "la extradición de Sánchez de Lozada como una señal para que se haga justicia" en el país, a pesar de "los intentos de dilación que hacen sus parlamentarios para encubrirlo".

Un vocero del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), el partido del gobernante depuesto, Luis Siles, calificó de "absurdas las acusaciones que pretenden que Sánchez de Lozada tiene poderes omnímodos para causar semejante crisis".

El candidato a vicepresidente de ese partido, el ex canciller Guillermo Bedregal, también rechazó las acusaciones de Quiroga.

Frente al crítico panorama político, varios sectores demandaron al presidente transitorio, Eduardo Rodríguez, sucesor en junio del renunciante Carlos Mesa, que convoque a un "encuentro nacional" para encontrar soluciones a la crisis.