15.NOV Jueves, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados

Latinoamérica no avanzó en democracia

Jueves 06 de octubre del 2011 | 06:26

Pese al crecimiento económico, en la región persiste una desigualdad de ingresos. Perú es un país de desarrollo medio, según estudio alemán.

Colombia es uno de los países que presenta un mínimo desarrollo democrático. (Internet)
Compartir

América Latina se recuperó más rápido de la crisis económica que otras regiones del mundo y llevó a cabo una efectiva lucha contra la erradicación de la pobreza, pero no logró grandes avances en lo que a desarrollo democrático se refiere, según un informe de la Fundación Konrad Adenauer (KAS) divulgado hoy en Berlín.

“La recuperación de índices económicos y sociales no estuvo acompañada por una mejora en los indicadores de democracia para los ciudadanos, ni en la calidad institucional, que son pilares fundamentales del desarrollo democrático”, señala el estudio denominado Índice de Democracia en Latinoamérica 2011.

“Pese a los avances, persiste una profunda desigualdad de ingresos, de género, territorial y étnica. Por otra parte, los avances en términos de democracia electoral no han significado una mejora en la calidad de la democracia”, refiere la publicación.

Como en años anteriores, los países que mejor nota obtuvieron en la valoración de sus estructuras democráticas fueron Chile, Uruguay y Costa Rica. Los últimos puestos los ocupan Nicaragua, Venezuela, Ecuador y Guatemala.

Perú, Panamá, Argentina, México y Brasil integran el bloque de los países de “desarrollo medio” y el resto de naciones -Colombia, Paraguay, El Salvador, Bolivia, Honduras y República Dominicana-, presentan mínimo desarrollo democrático.

La KAS consideró que la falta de seguridad y el narcotráfico representan las mayores amenazas para la democracia en Latinoamérica y en ese sentido, instó a “atacar (esos problemas) con eficacia”.

Para llevar a cabo su estudio, la KAS analizó la situación en 18 países de América Latina atendiendo especialmente a factores como las bases democráticas, el cumplimiento de los derechos políticos y libertades ciudadanas, la calidad de las instituciones y la capacidad del gobierno y de las instituciones para lograr el bienestar y el crecimiento.