19.JUN Martes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados

Ferrari piensa ya en título tras el punto de inflexión de Hockenheim

Lunes 31 de julio del 2006 | 12:00

Compartir
HOCKENHEIM, ALEMANIA

. Ferrari tiene ya un sólo objetivo: el título mundial. Tras imponerse el domingo en el Gran Premio de Fórmula 1 de Alemania, el triunfo es percibido por el equipo italiano y su piloto estrella, el alemán Michael Schumacher, como un punto de inflexión.

"Quizás consigamos también en Budapest restar más de dos puntos de la ventaja de Fernando (Alonso)", advirtió Schumacher, que se encuentra ya a sólo 11 puntos del líder del campeonato. "Allí deberíamos tener buenas posibilidades de colocar los dos Ferrari por delante de los Renault".

El paseo de los bólidos rojos en Alemania, donde Schumacher y el brasileño Felipe Massa lograron el primer y segundo puesto, respectivamente, ha generado un ambiente de euforia en la "Scuderia", que sólo piensa en aumentar a cuatro carreras la racha triunfal del equipo en el Gran Premio de Hungría el próximo domingo.

La carrera alemana transportó a Ferrari al séptimo cielo, despertando incluso los recuerdos de su época hegemónica, hace dos años, cuando nadie podía evitar que el equipo italiano ganara prueba tras prueba.

"Es casi como en los viejos tiempos. Los que vieron nuestro rendimiento el año pasado no habrían dado ni un centavo por que pudiéramos ganar de nuevo así", dijo Schumacher.

Los bólidos rojos son de nuevo los dueños de la pista, y se encuentran en posición de recuperar la cabeza en septiembre en el prestigioso circuito de Monza, en su casa, donde será además revelado el gran secreto sobre el futuro de Schumacher en la Fórmula 1.

La prensa internacional no escatima elogios. "Show de Ferrari en Alemania", escribió hoy el italiano "La Repubblica". El inglés "The Guardian" lo ve claro: "Schumacher subió un peldaño más en la carrera por el título, mientras el campeón tambalea". El francés "LEquipe" no encuentra consuelo: "Todo el equipo Renault se mostró incapaz ante Ferrari".

Si Schumacher consigue recortar puntos al mismo ritmo que en las últimas tres carreras, el alemán sería el 10 de septiembre tras el Gran Premio de Italia de nuevo líder del Mundial, después de casi 23 meses. Alonso perdió 14 puntos durante el "hat-trick" del heptacampeón.

Para eso, Schumacher espera encontrar ayuda en su escalada hacia el título: "Sería suficiente si estuviéramos delante y otros en medio. Cada uno sabe lo que significa eso". A juzgar por la desordenada relación de fuerzas en la que se ha convertido el Mundial, no parece una idea descabellada. McLaren-Mercedes, Honda y Toyota se mostraron capaces en Alemania de competir en algunos tramos con los Renault.

"No fuimos competitivos este fin de semana", admitió Alonso, que hace cuatro semanas parecía lanzado al título. La clave del punto de inflexión parece estar en los neumáticos, pues los Bridgestone han mejorado ostensiblemente y poseen ahora clara ventaja sobre los Michelin.

"Tenemos que ser positivos de cara a Hungría", dijo sin embargo el español. "Las gomas que usaremos allí son totalmente diferentes a las que se necesitan en Hockenheim".

Pese a la euforia tras la victoria, Ferrari procura mantener los pies en el suelo. Schumacher renunció a hacer una fiesta, se permitió únicamente una cerveza y voló pronto con su mujer Corinna de vuelta a Suiza, donde tiene su residencia. El siete veces campeón mundial no se tomó siquiera el tiempo necesario, como en los éxitos anteriores, para lanzar a su manager, Willi Weber, a la piscina del Holliday Inn de Walldorf. "Todavía tenemos mucho trabajo", aseguró el representante.

Fuente: dpa