21.MAR Jueves, 2019
Lima
Última actualización 04:28 pm
Clasificados

Preocupa el gasto en programas sociales

Sábado 20 de agosto del 2011 | 07:42

Luis Carranza plantea que Pensión 65, Cuna Más, entre otros, sean parte de Presupuesto por Resultados. Mercedes Aráoz advierte populismo.

Gasto social debe focalizarse en atención de los más pobres. (H. Aparicio)
Compartir

Cualquier iniciativa que busque la inclusión social en el país debe priorizar la atención de los niños en condiciones de pobreza, coincidieron los exministros de Economía y Finanzas Luis Carranza y Mercedes Aráoz.

La desnutrición crónica infantil afecta a casi el 18% de los niños entre 0 y 5 años de edad. Por ello, en opinión de Carranza, si la meta del gobierno es que este flagelo se reduzca a 6% en 2016, se necesitan entre S/.800 millones y S/.900 millones, estimó.

Para combatir la desnutrición, el Estado cuenta con el Programa Nutricional del Presupuesto por Resultados, mecanismo que permite medir el impacto y evitar la filtración, es decir, que se beneficien quienes no lo necesitan.

Bajo este esquema también podrían incluirse los nuevos programas sociales del gobierno (Cuna Más, Pensión 65 y ampliación de Juntos), recomendó Carranza. “Si bien no se podría aplicar a todos, es factible identificar las áreas para ver en cuáles sí se puede”, manifestó.

PARA LA TRIBUNA. Asimismo, afirmó que, aunque políticamente será difícil, se tiene que empezar “la reestructuración de programas como el Vaso de Leche y los comedores populares”, pues se estarían duplicando esfuerzos con el paquete de iniciativas de gasto social que se emprenderá desde el nuevo Ministerio de Inclusión Social.

“Es un gesto político”, sostuvo Carranza sobre esta cartera. En tanto, la también exministra de Economía Mercedes Aráoz, manifestó que “un nuevo portafolio, sin claridad en sus metas o sin estrategias bien diseñadas, puede desembocar en programas populistas”.

Anotó que, antes de su implementación, deben establecerse incentivos de tal forma que la población no se acostumbre solamente a recibir la asignación mensual, sino que opte por sumarse a la cadena productiva y genere su propio ingreso.

“Un programa que promueva la participación de las micro y pequeñas empresas de mujeres en las compras públicas podría ser una alternativa”, planteó. Tanto para Aráoz como para Carranza, estas nuevas iniciativas de gasto social deben ser debatidas técnicamente antes de empezar a funcionar. Aráoz recomendó que sean revisadas en el Congreso.